•Agudo gemido•

Minúsculo a sí somos, no nos podemos balancear.

Creyendo que los gigantes nos proporcionarán poderío.

Somos elementales nos doblega la necesidad.

El pálpito de la demencia…, corroen lo inconexo.

Las mismas equivocaciones desmemoriado apostando por el auge del momento Sombrío.

Se derrumba, se mueren en las rupturas de una humanidad hambrienta de espiritualidad.

Saciados de soledad.

Cuanto malgasta la tiranía de los dolidos.

Quedaron vencidos el río de sangre corre entre las piernas de los presentes.

No tienen Refugio.

El disparo no suena a música, esta noche empieza una orquesta en secuencia de insomnio, espíritus, y pesadillas.

Para aquel que no se arrodilló antes de atropellar, herir, y matar a su pueblo.

Se escuchan los latidos de una humanidad podrida por las mentiras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s