•Sensorial•

Con el sonido de la guitarra
llega nuestro encuentro.
Mucho más allá de lo corporal
…, un viaje astral.
Se nos incrusta en la piel,
en el vaivén nos re~conocemos.
La libertad es como la cuerda
que se agita en los dedos.
Los arpegios se tocan
con el roce de nuestras costillas.
Un tumulto de gemidos emergen.
Tenerte adentro es saber
que nos perdimos entre las copas;
los aromas, los sabores, la música
y las sensaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s