•~…no son ajenos•

Nubarrones color naranja
estremecían el maullido de la brisa.
Rechinó la tormenta en medio del mar
…se levantaron trombas marinas.
Parecían manos grises
excitadas hacia el cielo.
Destellos coloridos hacían estruendo.
Convocaba a los fieles a creer
que existiría un mañana.
El hoy se había vuelto un ajuste de fuerzas.
Los que sobre~viven…,
ya no son ajenos a la naturaleza
que posee el ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s