•…queda pa’ rato•

Tenía muy claro cómo iba el cuerpo, así que era fácil intuir que necesitaba mantener mi mente y espíritu inquieto, lo más tranquilo posible. La terapia psicológica me ha enseñado mucho a ver mis carencias, a explorar y sacar lo mejor de mis momentos pletóricos. A saber, permanecer en los momentos de quebrantos. Sintiendo desde noviembre del 2019 los dolores más crónicos de los que me solían dar. Tenia que pasar a la operación que por cierto tardó bastante en llegar, debido a lo que todos estamos viviendo en el 2020 la pandemia (que nos afecta a todos y nos ha colocado en el mismo filo). Las ganas que le tenía a esta operación eran más grandes que mi cuerpo (y eso es mucho decir).

A un mes de haberla pasado, reconozco que está siendo duro. Aunque no imposible, eso debido a que me prepare emocional~mente. También hice todos mis ajustes para justo cuando empezaba los trámites de la cirugía estar empezando un Máster, también un programa de “Business”, entre otros proyectos. Sabía que mi mente necesitaba estar ocupada, al ser la tercera cirugía de columna, me temía que mi cuerpo pudiera pasar por una serie de transiciones y algunas por no decir todas las que me ha puesto a prueba son terribles. Me había preparado para unas cosas que iban a sustentar la parte emoción para no caer abajo, cualquiera que haya pasado una operación sabe de las complicaciones que el cuerpo sufre, por ende, todo lo que conlleva a niveles más profundos. Esta operación sin duda también ha sido diferente pues es la primera que paso acompañada de terapia, eso también hace la diferencia. Lo que sin duda más apoyo puede significar para mí, es encontrar “tribu” gente que tengan ganas de crear, de hacer historias, de trascender incluso la pantalla. He encontrado varios hogares en estos que he mencionado…, hacen debates, charlas, lecturas, cultura en general.

La planificación que nunca había sido parte de mis días, ahora que planifique para mi operación todo tiene sentido. He podido encontrar un hueco para encajar, para crecer, para compartir con todo tipo de personas. Tanto en el máster, como en los demás programas está siendo súper enriquecedor. Lo mejor que he hecho fue prepararme para la transición dura, y al estar cruzando encontrarme con un campo de oportunidades, de visiones, dinamismo.
Estoy llena de ganas, de alegría más allá de mis dolores y mis limitaciones que se dicen fácil. Más allá de la adversidad y las recaídas que ha tenido mi cuerpo una y otra vez, de seguro me quedarán muchas más por librar. Lo bonito es estar descubriéndome a través de todos estos procesos que fui eligiendo con buen tempo, para este momento. Siento que voy muy atrás porque son muchas cosas a la vez, pero si no fuera así todo sería diferente, y de seguro tuviera las ganas perdidas. Bien dicen; que no hacer nada mata…

Como no me ha matado el ocio, ni tampoco los desafíos queda Aileen pa’ rato que jode… ja, ja

Alexandra Ortiz

En la vida vamos demasiado pendiente a lo que nos sucede y muchas veces nos olvidamos, de los que vienen al lado. Somos sordos y ciego delante de las necesidades de los demás, nos perdemos mucho de la esencia que esa otra parte nos puede aportar.

Aquí traigo la voz, la presencia de la Lic. Alexandra Ortiz, una mujer increíble que no deja que su condición física defina sus capacidades humanas e intelectuales. Su virtud de amar la vida y a los seres.

Se define como una mujer feliz… ¿cuántas personas estando en su plena salud físicas e pudieran definir así?
(. . .)

Me siento muy orgullosa de sus logros, y mucho más de saber que su sencillez, su calidez humana conquista hasta el más fiero corazón.

Gracias por esta entrevista tan sincera, por dejarnos pequeñas reflexiones que podemos hacer en nuestro día a día.

Gracias a Para Servirle podcast

•~…empezar~•

•~…después de esta tercera operación de columna sentía que no podía volver a levantarme. Agradezco demasiado que mi cirujano me impulsara, ayudando a mi mente a salir de donde se había metido. Es increíble el poder que tiene… el cuerpo tiene memoria y saltaron todas las alarmas de lo vivido en la primera (operación) aunque no ha sido fácil, mis médicos y mis padres han hecho que todo empiece… y como todo comienzo empieza volviendo a caminar mis primeros 200 pasos aproximados son como alcanzar el éxito más esperado. Estoy súper contenta con la toma de consciencia que los experto de la salud me han despertado, y por todo el aprecio sinceridad con la que trabajan mi caso. Sin ellos, esto no sería posible mi gratitud infinita. Me queda mucho por avanzar, pero esta son mis primeras tomas de contacto poniéndome de pie.~•