Uncategorized

A mi madre

Puede faltarme la soltura del cuerpo, puedo tener el alma quebrada.
Puede que los espíritus no se asomaran a pedir por mí.
Puede que nadie me recuerde, que nadie me acompañe.
Puede que escasee la comida, el agua, la luz…
Puede que sea otra travesía dura para el cuerpo.
Puede que nunca más abra los ojos.
Y entre tantos puede…, puedo sentir tu amor dentro de mí, como una bomba detonante que me llena de fuerza.
Es ese amor inquebrantable lo que me sostiene, eres el último abrazo que daré, los últimos ojos amorosos que me mirarán.
…y me suelto a lo que tenga que ser, y me entrego.
Espérame…, y quédate tranquila todo lo que haz podido hacer lo hiciste.
Lo demás esta en manos de los cirujanos, y lo que esté de mi parte lo haré.
¡Gracias mami…, por tanto amor!

•~…este escrito lo hice justo antes de entrar a sala de operaciones. Esta entrada estaba programada para salir el 23 por si no regresaba a casa. Decidí no cancelarla y más bien adelantarla, porque el mensaje es el mismo…

2 Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: