•Brisa•

Sus lagrimas se ahogan
con el cal de la tierra.


Sus labios asfixiados
de tanto gemir nombres de arena.


La vi en la orilla de su sentir,
le ofrecí mi mano y vino a mi.

Era inevitable no perderse
en sus ojos de estrella.

En sus latitudes cósmicas,
en su cuello embriagado
de invitaciones.


Su clavícula dibuja un sendero
precioso para re~correrla..


Sonríe sin motivo diluyendo la niebla.

Su cabeza es una nota musical
y los arpegios nacen en su cuerpo.

Ella, es brasa y ceniza…,
ella, es marea y espuma.


Es la esencia de mujer vestida de brisa.

•Vulnerable•

He sentido todas tus historias las reales y las que crea tu mente.
Las tuyas y las ajenas… las que te enterraron en el medio del pecho.
Ahora eres libre de hurgar en lo profundo de ti.
De abrir tus labios para sentir la calidez de otros sobre los tuyos.
Es momento de sacar por los poros rotos, lo que dejaron las espinas…, toda la esencia.
Derrámate como savia divina, ¿percibes eso muévete? suave…, ¡muy suave!
Se acabaron las prisas que las urgencias sólo las resuelve el doctor.
Tú… aquí contigo.
Me gusta lo que veo porque se que te ves y no te dejas en el vacío, ni en el quebranto.
Aprendiste a sostenerte y a extraer la fragancia de tu ser, a ahora vibras y eres tú en la totalidad.
Ojalá, nunca te falten motivos para ver tus cicatrices, como lo que son pasado.
Esta noche te besé liberándote y liberándome.
Los ancestros hoy bailaron con nosotros para decirnos; el secreto sagrado de andar por los valles .
En la cúspides sobre~vuelan las almas de los sabios.
¡Te siento!

•…instintos•

No sabía que se podía encontrar sinrazones en lo consciente.
Un entramado de locura definiendo lo que aún no se conoce.
Descifrando una fórmula entre las leyes universales y todo lo inconexo del ser humano.
Como si fuéramos dos animales pastando y pasándonos las lenguas para encontrarnos el sexo.
A veces todo los instintos salvajes te llevan al mismo lugar, aunque con otro cuerpo, otro aroma y otro sentir.

•El arte es un amante•

Mi amante, la llaman vida
se estrecha en mis caderas hambrientas.


Ondea al ritmo de las ráfagas
de las tormentas.


Hurga adentro…, rasga, quema;
aúlla en las paredes de un pálpito perdido.


El arte es un desquiciado
que no finge los orgasmos.


Es de aquí…, es de allá…,
un borracho sin sentido.


Una hookah que todos aspiran
con sabor amaretto.


El sentido de todas las sinrazones,
que viven apretando mi existencia.


El arte es un amante imparable,
que re~surge cuando su voz…,
dice locuras.

•El arte es un amante• – (c) – ~Forever Aileen~