•Maitaporá Skin•

Un placer saber que Maitaporá México, una empresa con valores y diversidad empieza a llegar a el Caribe, haciendo fuerte sus pasos.
Su creador Christian Carbajal, joven Diseñador Gráfico; su amor por el arte, su pasión por el cuidados del cuerpo, lo han llevado a modelar y ahora a crear su línea de productos de cuidados de la piel. Además, Carbajal ha conducido programa de radio y editorial para una revista de moda nacional.

Maitaporá  skin, Christian  Carbajal,
Maitaporá Skin
Maitaporá  skin, cuidado de la piel, Christian  Carbajal
Maitaporá Skin

Gel / Hidratante y Reafirmante

Hidrata y consiente tu piel con su fórmula a base de Ácido Hialurónico y aceite de Oliva.

Maitaporá skin, cuidado de la piel , Christian  Carbajal, hecho en México, algas marinas,  papaya, romero, tónico balanceados PH

Tónico / Balanceador PH
La fórmula suave y refrescante a base de Algas marinas, Papaya y Romero marca la diferencia para una piel sana. Elimina la contaminación, suciedad, dejando una piel más lisa y humectada.

Desde aquí deseando que pronto pueda expandirse por más países.
¡Gracias!

Maitapora.mx

•El arte es un amante•

Mi amante, la llaman vida
se estrecha en mis caderas hambrientas.


Ondea al ritmo de las ráfagas
de las tormentas.


Hurga adentro…, rasga, quema;
aúlla en las paredes de un pálpito perdido.


El arte es un desquiciado
que no finge los orgasmos.


Es de aquí…, es de allá…,
un borracho sin sentido.


Una hookah que todos aspiran
con sabor amaretto.


El sentido de todas las sinrazones,
que viven apretando mi existencia.


El arte es un amante imparable,
que re~surge cuando su voz…,
dice locuras.

•El arte es un amante• – (c) – ~Forever Aileen~

Le escribo al miedo…

No quise acunar al miedo, aún así llegó.
Apretó todo lo que encontró…, exprimió los riñones.
Estrujo el hígado, vacío los pulmones, sin aviso no permitió que nada entrará.
Tuve que poner un mensaje de cerrado por reparación.
Sin instrucciones que dijera; aquí habita un ser con temores.
Re~inventarse es una palabra maravillosa como lo es la entrega.
Como si morir entre ellas fuera la fórmula mágica para decir; ahora emerge de nuevo a la vida.
Quién podría saber cuando se diseñaron las derrotas, que nadie jamás se atrevería a mostrar.
Sobre raíces quebrantadas y troncos machucados, con hojas con hongos aún el bosque respira.
Algunas ramas se sacuden más fuerte cuando más le duele.
El miedo salpica a la fragilidad del ser, pero jamás le robará el aliento porque es el alma la que decide hasta cuando va estar aquí…

Le escribo al miedo… – (c) – ~Forever Aileen~

Dame tu mano… ~ Del baúl de los recuerdos~

Dame tu mano, permite que mi cuerpo se contusione frente a ti.

Tus dedos penetran en mis curvas, la danza surge espontánea, mezcla de sentires.

Moviendo y rozando mi cuerpo junto al tuyo, la redondez de mis senos luce perfectamente armoniosa.

Desnudo mi piel con el fuego de tu mirada, deslizo tu mano hacia mi ombligo, palpando su nitidez.

Fluyen las corrientes de mi vientre ansioso, con su ritmo inquietante los gemidos apretando los labios.

Mis muslos se abren y cierran mostrando la grieta de mis adentros.

Murmuro tu nombre con las melodías de mi ardiente deseo, desatando el rítmico contoneo de mi mar bravío.

Gozo meciéndome frente a ti, arqueando mi espalda, balseando mi cuerpo pegada a ti.

Buscando la danza de tu piel… aferrándonos, hasta deshacer la escarcha de la vida con nuestro amor.


12 agosto 2014

~Dame tu mano~ – (c) – ~Forever Aileen~

In~visibilidad (Diversidad funcional)

Colaboración en el proyecto de Alexandra, hablando de la [In]visibilidad, con las diversas condiciones de salud, ella desde su vivencia con Distrofia muscular, y yo desde la mi vivencia de obesidad mórbida.

Alexandra:
Cuando pienso en mi diversidad funcional desde el punto de vista del “otro”, siento que soy inexistente; no estoy ahí, no me ven.
Uno de tantos ejemplos que puedo dar y para mí, el más común, es cuando las personas no se dirigen a mí para comunicarse, incluso para asuntos que sólo yo puedo contestar. Las personas, por lo general, se dirigen a mi acompañante en ese momento, es como si no estuviera ahí. ¿Qué hay de diferente entre mi acompañante y yo? Una silla de ruedas; que para mí es una herramienta que da libertad e independencia y para algunos puede ser una razón para invisibilizarme y excluirme.

Confieso que se me hace difícil entender cómo mi diversidad funcional pueda ser incómodo para algunas personas. Que les cueste tanto y les sorprenda verme feliz, tener metas y vivir plenamente. No se me hace lógico, pues cada cual vive a su manera y busca cómo desenvolverse y desarrollarse en distintos aspectos de la vida. Nada pasa con el hecho de que algunos necesitemos más asistencia en el camino. Así lo he visto, sin mucho revuelo ni pesar, con naturalidad y simpleza.  

Tengo claro una cosa y es que, aunque sea invisible para algunos o visible solo para recibir lástima yo ¡EXISTO! Con o sin silla, sola o acompañada, con ayuda o sin ayuda. Vean o no, aquí estoy, así soy: mujer, diversa, valiosa y segura de sí.

Aileen:
Mi sobrepeso incomoda al observador más que a mí. Aunque sin duda los comentarios irriten, siempre han estado ahí. La palabra gorda es una palabra más. Adjetivo que, muchas personas usan para lacerar, lo he escuchado tanto que ya no tiene efecto en mi ser. Lo que he experimentado con mi obesidad es; a más tamaño más invisible te hace la sociedad, a menos que sea para ensuciar la estima. Ejemplo de lo anterior son comentarios habituales como: “no te vistas así”, “no te da vergüenza” y un largo etc. El exceso de bañarte porque gordura está asociado “a puerco a oler mal”. A tener que hacer la cómica del momento porque así es como nos han puesto en los medios o los torpes que siempre se tropiezan, con el mismo fin de hacer reír, pero no reír contigo, sino de lo que se es como persona.
He subido y bajado muchas veces de peso, es muy constante que a menos volumen de carnes me vuelvo visible, es común escuchar comentarios como “que mucho has cambiado” haciendo alusión a la forma de ser.
No, no es que cambiara, es que ahora te detienes a escuchar lo que tenía que decir. No, no es que el peso que pierdo me regala neuronas. No, no es que ahora se fue la depresión. Es que ahora por los estereotipo de la sociedad el “otro” se acerca, escucha y parece que descubrió otro ser.

Debajo de toda la grasa hay un ser humano con espíritu igual que tú…, somos seres también viviendo esta experiencia.  

Con más o menos peso tengo mi valía. El que me haga invisible solo me muestra el poder y la valía que tiene mi ser independiente de como luce el físico.

Des~calzando la oscuridad

Des~calzando la oscuridad
Des~calzando la oscuridad

Así no era la presentación del libro con estas emociones ni era lo que quería transmitir. Tampoco en las condiciones de salud. Dejo aquí el enlace del poemario y estaré este mes y si se logra hacer la operación a mediados del otro fuera de aquí… me alejo sin ganas de hacerlo. Aunque el alma es mucho más sabia, pareciera que lleva más vidas aquí que mi cuerpo y me pide que mire hacia mis adentros, que fortalezca mi espíritu que anda quebrantado al igual que mi ser. Que ya de por sí otra operación de columna a es un trauma fuerte para mi cuerpo, ahora se suman toda la incertidumbre de la situación del COVID, siendo una paciente de alto riesgo también por la obesidad. No me queda más que ocuparme este casi mes y medio de mi cuerpo, de mi salud emocional y mental y poner toda la energía en mi potencia. No es la presentación del libro como la esperaba, no es la fiesta que creía, ni los vídeos planeado y todos los proyectos. Solo es y ya está un poemario dedicado a toda la oscuridad y carencia de un espíritu debajo de una piel. Desde hace siete años aproximadamente mi vida ha sido un caos revuelto de sensaciones. En esa ida y venida… toque fondo en la oscuridad. Salir de ahí es como volver a vivir, todo se ve con una distancia y cierta neutralidad que es hasta raro sentirla. De ahí nace; Des~calzando la oscuridad.

Agradezco muchísimo a: Índigo editoras Marina y Carla, más a la ilustradora María Cid con la que capto toda mi esencia, hizo una portada y contraportada maravillosa. Recreando mi aparato para caminar el (mafo, afo) mejor conocido por el mago. Un equipo maravilloso. Ahí nace Des~calzando la oscuridad bajo el sello Otro Azul.

Mi gratitud a la vida por la oportunidad de crear algo que dejó huella en mi y en quienes me acompañaron. No es una oda a la belleza, pero si es un encuentro con otras realidades y otras formas de sentir.

Aquí queda un pedazo de mi vida… y empieza a sumar para poder tener sentido tener algo propio.

Se quedan algunas entradas auto~programadas. Nos lee~mos pronto si todo sale bien.

•Musicamento• ~David Villar~•

Hace algún tiempo hablé de mi fractura espiritual, que vino acompañada de mi fractura física y desembocó en la emocional. Somos un todo y esas tres partes siempre andan entra~lazadas. Mi vida es como un libro abierto en el que comparto sin medida lo que voy sintiendo.

En esta ocasión hablaré de algo que me parece muy especial, conocí a David Villar hablando de su musicamento. Me puse en contacto con él a ver si podía hacerme un audio con afirmaciones que me ayudaran en mi proceso, a re~calibrar todas mis células, y hacia el proceso que nuevamente me tengo que enfrentar. Él en su mejor disposición me pasó un formulario y empezó a trabajar en base a mis necesidades. Debo decir que desde el primer momento que escuche el audio hecho a la medida de lo que necesitaba removió mis emociones, en este proceso tuvimos varias pláticas cortas, pero que sirvieron para que él preparar el sonido, y las afirmaciones aparte me dejó hacer dos afirmaciones que estarían incluida, llevo dos meses usando sus audios, ya que también me envío uno para el insomnio y otro para elevar la frecuencia, más el de las afirmaciones que es personalizado, éste me envío también solo instrumental. ¡Me encanta! Su compañera es la voz que hace las afirmaciones debo decir que me han acompañado, en este proceso sin estar presente. Cada día mis células reciben la bendición de escuchar musicamento. Es medicina para el alma, es reconfortante saber que el camino siempre pone personas con grandes capacidades para ayudar en el bienestar. David hace acupuntura al yo estar en el otro lado del charco no puedo beneficiarme de su terapia completa. Estoy muy agradecida de su ayuda de su comprensión, de la calidez que desprende su alma cuando toca una pieza musical o cuando está creando los sonidos.

Gracias David por estar ayudando a tantas personas y sobre~todo gracias por acercarme más a mi sanación almica.


Aquí su Spotify

Aquí su Instagram @musicamentos

Caricia en el vientre.

Me arrojé sobre su órgano por la excitación del momento…, el hedor me hizo fijarme en que mis partes supuraban. Cuando trataba de despegarme su cuerpo se inflaba…, escupía borbotones de sangre. Se trincaba me agarraba con sus manos, me apretaba hacia él, quedando perfectamente encajada, mi pelvis marcaba el ritmo. ¿Qué diablo era esto? Había perdido la cabeza en muchas ocasiones, pero esta asquerosidad, sobre~pasaba todo lo anterior. Lo peor fue empezar a sentir el gozo en mis paredes íntimas. Volteo los ojos perdiendo totalmente las pupilas, se le brotaron dos membranas me apetecía chuparle, parecían pequeños pezones. Hay que ver que el morbo re~crea situaciones en las cuales nunca imaginas estar. Que placer me dió aquel cabrón instante. No sé como debo nombrar lo que viví, era como encontrarse con el archivo de recuerdos de lo que podría ser y no seré. Quién lo diría…, ¡estaba muerto! Ahora tengo un vientre abultado, todos me felicitan les miro y sonrío; pues se que lo que tengo es la enfermedad creciéndome. Es cosa de días, a lo mucho meses cuando reviente. Dejo que me acaricien el vientre, que me lo bendigan en su ingenuidad. A quién le puede hacer mal, unas bendiciones cuando sabes que la muerte te crece por dentro…

Caricias en el vientre – (c) – ~Forever Aileen~