•Detalles•

Un detalle que energizó mi existencia, ella conoce mi historia y estando lejos hemos cruzado los lazos de hermandad.
Hecho de sus manos con una historia en cada detalle. El Forever Aileen porque sabe que significó mucho, el verde aparte de ser mi color favorito, lo hizo con una camisa de su hijo que nos ha unido en cada latido de vida intenso que cruza. Donde sabe que al otro lado hay oídos y palabras de aliento para ellos. En el bordado sin duda puso su energía. Y al pintar flores sabiendo que somos tan de elementos.
Sus manos tejen grandezas, su energía es sutil aunque resiste tempestades. su dedicatoria es tan intensa y delicada. Mi gratitud y sabes que aquí se escribirá una historia muy auténtica. Que compartiremos. Quizás sea la libreta viajera. ¡Gracias Silvia!

•Mujer lluvia•

Mujer lluvia eres un relámpago
en medio de la tormenta.
Eres esas lilas que el viento
turbulento arrancó.
Fuiste la semilla que jamás
llegó a ver la luz
…,y murió dentro, muy adentro.
Eres esa maleza creciente
que hipnotiza al bosque.
Tu boca es un mar enfurecido
que no para de nombrar.
No dejes que tus memorias
se estanquen en el olvido.
No naufragues en tus aguas,
déjalas fluir que tus grutas son mágicas.

•…aquí en lo terrenal•

(. . .)

Rendida ante ti, quién lo diría, después de todo somos uno mismo.
Existe un espacio que tú y yo habitamos, es aquí en donde nos respiramos.
Con calma o con furia…, con ropa o sin máscaras.
Nos encontramos siempre a la hora del ocaso.
No puedo evitar sentirme parte de ti… entre tanta tempestades volvemos a brillar.
Miles de granitos de arena y sal tan pequeños e inmensos como tú…, como yo.
Aquí soy libre, en ti soy plena, con el vaivén de las olas y el roce de la espuma que me hace sentir cada latido.
Habitas en el reflejo del Mar, y yo aquí, atada…, aún a lo terrenal.
Sintiéndote, deleitándome con la grandeza de un día más…, bajo tu calidez.

•Bendita•

Incertidumbre me has enseñado a que el cambio aunque duela es beneficioso.
Le perdí la rabia a la vida, a la multitud, a los encuentros no deseados, y descubrí que allí también había sabiduría.
Andé sin fe en la divinidad, eso me devastó, pero me desperté con la esperanza en la humanidad.
Volví al respiro, a la tierra, a los elementos, a la gratitud, a rendirme cuando no hay propósito por el cual luchar.
Le bajé a la ansiedad, me desperté sonriente, hay días que vuelve todo lo temido, entonces reconozco, acepto, espero…, porque eso también pasará y llegará la bendición.

•Sensatez•

…y yo qué creía.
Que estaba al otro lado.
…que soñaba con subirme a la barca.
Y que el viento me pondría la brújula en el norte.
Sembré semillas en lugares lejanos a ver si los frutos crecían.
…yo que miraba el almendro deseando que fuera un olivo.
Justo ahora siento el calor del sol entrando en mis entrañas.
Vistiéndome de su fuerza…, era aquí donde tenía que retollar el amor por mis raíces.