•Brasa•

¿A qué le temes?
(…)
Si el poder habita en el instinto salvaje.
¿A qué le huyes?
(…)
Si de ti no puedes escapar.
¿A qué le rezas?
(…)
Si tú eres la divinidad en expansión.
¿A quién le amas?
(…)
Si tú eres el fruto exótico que debes degustar cada día.
¿A dónde vas con tanta prisa?
(…)
Si en ti…, está el uni~verso,

abrasado toda tu humanidad.

•Ella, te incita…•

La vida es…,

ese latido que te traspasa cuando las letras de una melodía te hacen el amor.

La vida es…,

ese chorro de agua que baja de la gruta y te penetra.

La vida es…,

ese sol que se te incrusta en los poros hasta hacerte arder.

La vida es…,

ese estruendo que avisa que la tormenta te sacudirá las entrañas.

La vida es…,

esa noche que te desnudas frente al monte, y le haces caricias a los espíritus que lo habitan.

La vida es…,

dejarse emocionar y oscilar con todos sus fenómenos.

•Mérito•

Espero que nunca se te vaya el corazón corriendo tras la vida de otro.

Que se mantenga acurrucado en su latido dentro de tu pecho.

Espero que el dolor no visite de forma despectiva, que sigan en ti…, con las mismas ansias con las que amaste.

Que nunca te denigres ante nadie.

Espero que la sabiduría de tu interior se potencie en la tempestad, y sepas que esto también pasará.

Espero que nadie se burle de tu dolor, que cuando aguardes el luto puedas transitarlo con la grandeza de lo vivido.

Que nadie nunca te diga que no puedes solo(a), que las brumas de la mente se despejen con el ondear de tu parpadeo.

Espero que cada respiro te asegure estar en tu presente, que contemples la belleza de todo lo que eres…

Que jamás te falte la caricia, el amor por ti, y el darlo todo.

Espero que la vida no te quite nada de la totalidad de lo que eres en esencia.

•-Flexibilidad•

Añadí resortes a mi sistema de observar y transitar.

Quité la rigidez para poder tambalearme con cada temblor.

Me desconecté de creencias fijas, que no invitan a disfrutar.

Experimenté lo que significa mantenerse curiosa y activa.

Es una corriente constante que genera buenas experiencias.

Enriquecerse con otros abriendo el campo magnético en el que nos co~habitamos y co~creamos.

Dejé de tener un pensamiento saturado inamovible, para hacerlo giratorio.

•¡Gracias!•

Estuviste aquí siempre.

No te vi…,

me perdí mirando a otros.

No te escuché…,

estaba tratando de entender a los demás.

No te di cariño...,

me ocupaba de que me quisieran.

No te sentía…,

estaba obtusa buscando en el exterior.

No entendía la razón de los llantos,

ni el porqué habitaba la tristeza.

No podía mirarme…,

porqué estaba rota mi esencia.

No me pediré perdón..,

pues he entendido todo este proceso y no lo cambio.

Ahora sé qué estoy en mí.

•X~librio•

Jung;

ven a bailar con las sombras.

Levanta tu espíritu y ven a divertirnos.

Nos quedamos muy rígidos en la tierra.

Con la armonía pérdida…, no queremos

mostrarnos con las sombras.

Vamos reírnos entre movimientos…

Esas teorías no son rígidas y transmutan

con los tiempos.

Al igual que el equilibrio que decías

que nos sanaba.

•Preguntas abandonadas•

¿Existe arrogancia en la humildad o en el perdón?

¿Exhibimos la falsa humildad para conmover al otro?

¿Acaso usamos el perdón como método de sentirnos más sanos?

¿Somos víctimas en algún momento de nuestras propias creencias?

¿Repetimos que no odiamos, para suavizar la mirada de cómo los demás nos observan?

¿Se elige un Dios para liberarnos de nuestra propia responsabilidad?

¿Nos atamos a la culpa para justificar nuestra falta de lealtad para crecer y avanzar?

¿El sufrir va atado a la emoción de querer seguir perteneciendo desde el control?