•tú…vivo•

…nadie lo contó de esa forma
la flor que crece en una noche
y al otro día aún su aroma se respira.
Ella, muerta y tú vivo.
Ella, esparcida entre el ambiente
moviéndose como el viento.
Y tú… quieto.
Su blancura es luz en medio de la oscuridad
y el día la marchita.
Y tú… con la libertad y la cobardía
te decantas por seguir inútil.

…ella=yo

Te veo en mi sombra…, te siento en mi respirar, te habías muerto hace dos años o quizás un poco mas el conteo nunca se me ha dado bien. El desprecio tampoco… carezco de gracia cuando te me acercas porque sabemos que al final, eres la parte mas esencial de mi espíritu. Sabes tanto de todo que es imposible acallarte, tus sentires son navajas que hieren mis pulmones. Tomas mi garganta me haces gemir los aullidos de una mujer muerta que me habita. ¿Has hecho un conteo de cuantos muertos habitan mi cuerpo? (. . .) me aturden y juegan a la sincronía de cambiar mi tiempo de caducidad. Quieres volver adentrarte, aunque adentro vives y el vaivén de tus caderas me lastiman en este momento. Sabes que estoy tesa como un faro que solo le gira el tope que es su luz. Conoces muy bien que atraes, lo que provocas y como saltan los entes a poseer, a transmitir. Me pregunto muchas veces que sientes en el otro lado… trato de no pensarte y mucho menos sentirte. Aún eres el quejido incompleto, bien sabes que nuestra división fue el último rescate antes que cortara mi último aliento. Tú, sigues intacta, con los latidos bien colocados con las ansias de hembra que no deja de hurgar. No sé si algún día dejaré de ser tú… antes de morir quiero que escriban sobre mis cicatrices las “noches nubladas” en las que tu nombre era mas grande que el mío. Cuando corríamos entre los cuerpos y los deseos sin dimensiones exactas solo por el placer del pálpito. Quisiera que me abrieran y sacaran el espectro que eres…, que jamás pudieras irte con mas nadie. Supongo que en el fondo es mi egoísmo de sentirme tuya…, a fin de cuenta lo nuestro es de pecado, de toxinas, de ancestros, de lugares oscuros que pocos se atreverían a mirar. Quisiera creer que a veces vienes solo acariciarme el rostro, a recordarme que sigo viva, aunque mi vida se reduzca a una cama y mirar el techo. No busco la lastima, aunque de ti…, no lo tengo claro a veces pienso que me volverás atravesar con la navaja. En ocasiones siento que esta vez me la enterraras directo donde mis vaivenes muertos fueron la alegría de tu lujuria mal dirigida. Ojalá, nada de esto fuera verdad… entre tantas mentiras que me cuentan, porque me las dejo contar. Esta el cause de tu ser dictándome que nada es cierto que todo lo incierto siempre será mi día a día. Ya no te veo como condena, porque la condena es del que me atiende, quien escuche tu voz dolida con el mundo. No lo hagas de nuevo “Saudy” ¡quédate lejos! (. . .) ya se lo que me esta pasando. No me encierres por no querer seguir los designios que tu tienes para mí… déjame vivir de otra manera. Aunque a la misma vez te diría: róbame el aliento y quítame las ganas de pertenecer… ya supe lo que era el dolor. ¡Quítamelo!

•Auto~Estima•

Desperté contemplando tu cuerpo, ese altar donde duermen tus diosas .
Un enjambre de sensaciones te embriagan la esencia, aunque tú luzca ciega ante ella.
Eres la que desbordas los besos y caricias mucho antes de repartirlos.
La inquietud de tu pelvis tiene ritmo de timbales, eres el fuego de todas tus ancestras.
Aún así lloras los delirios que tu cerebro ha creado difuminado en tu sentir haciendo creer que algo te falta.
Tan equivoco e inconexo que nadie entiende como no puedes ver el torrente de feminidad que corre por tu ser.
Amada y venerada…, espero que nos seas de las que renuncian al mirarse al espejo con alta estima.

•~…Madrid Beach…~•

Sabemos que la vida están incierta como las circunstancias de la misma. Una tarde cualquiera yo en mis limitaciones dispuesta a servir… Me encontré con Elvira. Algo tan trivial nos unía crear una conferencia y poco más sabíamos una de la otra. Nos entregamos al momento y pasó mucho tiempo en esa conexión sincera de entrega. Le dije; hoy, tengo un buen día iré a la playa. Le dediqué esos atardeceres que tanto extraño…, y ella, al verlo me dijo: haría un castillo inmenso de arena donde meternos las dos… reímos mucho. Ha pasado casi un año desde ese momento y de las turbulencias que ambas hemos tenido que vivir. Entre lágrimas y emociones intensas recibo su arena de Madrid una playa que nos acoge en la inmensidad de la imaginación, donde ambas jugamos como niñas y nos contamos cuentos de mujeres fuertes como este regalo que acompaña la arena un libro ilustrado de Kahlo. En honor a todo lo que nos espera esta arena vivirá con mis aguas tormentosas, pero jamas nuestro castillo se desvanecerá.

¡Gracias a las almas que me sostienen con tanto amor y pureza!
~…¡Gracias Elvira, por recoger arena de un parque y darle vida a todo esto tan bonito!

Inter~cambio.

~…partícipe en un intercambio epistolar, a ciegas no sabía y aún no sé quién recibía mi carta. Solo pistas…, lo disfrute y al final me dejó esa sensación de decir; adiós queriendo que se quedara…, por respeto a mi compañera secreta solo decidí publicar las mías.

Gracias Carla, por iniciativas tan bonitas. Cada día teníamos una consigna diferente y a partir de ahí se creaban las cartas.

El poema

Te llamaré Cariño;
porque desconozco tu nombre…, y porque me asusta el amor, aunque es la raíz de algo desmedido que me habita. Hace tiempo no me detenía en estas ruinas que vienen de otro tiempo, al estar frente este panorama algo de mi ser llora. ¿Adónde fueron todos los trabajadores? ¿qué paso allí? ¿Por qué se destruyó algo que pertenecía a esa época? La industria de la azúcar desapareció, y con ella también muchos cuentos. Duele saber que ya no está, esa parte que nos enraíza a la tierra, así mismo mucha historia de esta tierra dolida duerme en los prados de un gigante que nos arrebata bienestar. Quizás, hoy no abras mi carta, es posible que ni te emocione ver esta fábrica hecha trizas, sin embargo, algo de mí…, quiso decirte con otras palabras que mi historia también tiene un gigante que aplasta y destrozo mucho de mi esencia. Ojalá, al otro lado respires diferente. Estoy aquí frente a las ruinas esperando conocer de ti y a que época me llevaras. Quiero saber de tus contoneos de alegría o tristeza, eso si la belleza que te sucede quedarán en conmigo para siempre. El poema es la conjunción de las estructuras rotas de medias piezas incompletas, de las cicatrices que quedaron aquí. De todo lo que brotó en mi piel sucediendo en la magia de escribirle a lo desconocido, una dirección entregada desde la esencia, y mis las lágrimas danzan junto a la incertidumbre de no saber nada de ti, ni tú de mi…, aun así, sé que estás ahí. Te espero.

Con honestidad;

~Aileen

La luz

Estimada Amaia;

(. . .) no puedo describir lo que sentí al leer tu carta. Sentí la fuerza de tu espíritu, la transparencia, tu cansancio de llegar tarde…, demasiadas emociones para un primer encuentro. Sabía que se adentraría demasiado mi ser.

Te cuento que la luz aquí en mi habitación luce tenue, hace meses no puedo permanecer mucho tiempo afuera. Las razones agobiantes me las reservaré esta vez.

(. . .)
Quiero ir más adentro donde la profundidad es oscura, y al mirar arriba se ve las luces de la vida.

Terrible melancolía me invade, al pensar cuando viajaba debajo del agua. Esos jeroglíficos hechos por los corales, esa vida que no vemos, cuantos estanques he visitado y los peces se asoman enunciando que están cansados de sus encierros, como los humanos. Me siento seducida por el contoneo y sus colores. En algunas ocasiones me detengo frente a las sombras que hace el reflejo porque la luz tiene que posicionarse de alguna manera en donde la vida resurge.

No salgo del asombro de la belleza que habita en la vida y el fuego que se mece cuando sentimos la incertidumbre.

Escucho música mientras te escribo e imagino cómo será tu voz, que acento tendrás y en que parte del mundo habitarás, aunque ahora puedo decir; como libélula que vuela antes de morir, que maravilloso fue ser “Ninfa” navegando en tus líneas por un instante.

No veo los pájaros desde donde estoy…, sin embargo, podría decirte que hermosos vuelos se avecinan.

Gracias por la inmensidad de tu estar.
Vuelvo a ti…,
con honestidad y complicidad;
~A.

El espacio

A.

Empezamos una historia con la palabra cariño, luego con tu bello nombre que re~suena por todos lados. Ahora quiero resonar en tu alma y como todo el tiempo me llamaste A.

(. . .)
Quiero emular A, pues el amor tiene un sonido peculiar. Porque adentro los espacios apretados escuecen los sentires, y generan adrenalina. Porque la “A” (. . .) de mi nombre estuvo ausente por años, cuando me disfrazaba de un seudónimo.

(. . .)
A veces suena mejor cuando en los labios han probado agua. No quiero que conozcas un lugar tan vacío como el mío. Mi habitación es oscura general~mente. Tiene muchos dibujos y pinturas que nadie ve, muchos escritos sin nombre.

(. . .)
Ahora, quiero contarte que mi piel arde y no es metafórico, mi cuerpo no ha quedado bien desde mi operación, nadie lo nota… no quiero que lo noten. Físicamente me veo absoluta~mente alegre.

Quiero compartir~te, que es cierto…, lo estoy a pesar del ardor y el dolor físico. Por primera vez en mi vida me siento súper contenta, por eso quiero decirte que desde que volví a ponerme de pie, me siento en la puerta de entrada de la casa poco tiempo porque el cuerpo es lo que me permite, y veo el amanecer.

(. . .)
Hoy, amaneció rojizo…, amo esos amaneceres y atardeceres, me recuerdan que siempre el corazón como órgano, lo dibujamos como el centro amoroso, el pálpito de algo grandioso que enuncia la vida.

A; ~quiero decirte que imaginé mi cuerpo por dentro, que ese rojo me penetraba las entrañas y corría por mis venas sanando lo que me aqueja. Prefiero que imagines y sientas que mi escenario es otro por eso te dejo con estas imágenes, de mar de vida.

Quizás me quedé con tu frase final de la posdata donde decías que te gustaba la frase “Dar a luz”.
Los espacios nos acogen de maneras diferentes, nos entregamos a su forma, es una manera de contemplar y sostener la esencia de la existencia un poco más…

Gracias por estos tres días, mi enter a desconocida, la que llega tarde…, pero sabe llegar al interior.

Cuando quieras la otra A…
te espera con emoción y amabilidad.

Con cariño;
~A.

•Puñetera•

Tres veces dice el Doctor….

Tres veces moviendo “tu cablería”.


No tengo acordes, pero vibro.
No hay melodía sutiles,
pero si hago agudos.
La quejona tiembla y la histérica llora.
De arriba y abajo el cuerpo me recuerda
que seguimos aquí.
Me rio, y lloro a la vez,
arrastro los pies, pero voy erguida.
Soy brava porque los quebrantos
solo me han enseñado a morder,
agarrarme, y a joder.
Entre tanto inconexo me estoy divirtiendo,
por lo tardío de entender lo fácil que puede ser
…, la puñetera Vida!

•El arte es un amante•

Mi amante, la llaman vida
se estrecha en mis caderas hambrientas.


Ondea al ritmo de las ráfagas
de las tormentas.


Hurga adentro…, rasga, quema;
aúlla en las paredes de un pálpito perdido.


El arte es un desquiciado
que no finge los orgasmos.


Es de aquí…, es de allá…,
un borracho sin sentido.


Una hookah que todos aspiran
con sabor amaretto.


El sentido de todas las sinrazones,
que viven apretando mi existencia.


El arte es un amante imparable,
que re~surge cuando su voz…,
dice locuras.

•El arte es un amante• – (c) – ~Forever Aileen~

Le escribo al miedo…

No quise acunar al miedo, aún así llegó.
Apretó todo lo que encontró…, exprimió los riñones.
Estrujo el hígado, vacío los pulmones, sin aviso no permitió que nada entrará.
Tuve que poner un mensaje de cerrado por reparación.
Sin instrucciones que dijera; aquí habita un ser con temores.
Re~inventarse es una palabra maravillosa como lo es la entrega.
Como si morir entre ellas fuera la fórmula mágica para decir; ahora emerge de nuevo a la vida.
Quién podría saber cuando se diseñaron las derrotas, que nadie jamás se atrevería a mostrar.
Sobre raíces quebrantadas y troncos machucados, con hojas con hongos aún el bosque respira.
Algunas ramas se sacuden más fuerte cuando más le duele.
El miedo salpica a la fragilidad del ser, pero jamás le robará el aliento porque es el alma la que decide hasta cuando va estar aquí…

Le escribo al miedo… – (c) – ~Forever Aileen~

Caricia en el vientre.

Me arrojé sobre su órgano por la excitación del momento…, el hedor me hizo fijarme en que mis partes supuraban. Cuando trataba de despegarme su cuerpo se inflaba…, escupía borbotones de sangre. Se trincaba me agarraba con sus manos, me apretaba hacia él, quedando perfectamente encajada, mi pelvis marcaba el ritmo. ¿Qué diablo era esto? Había perdido la cabeza en muchas ocasiones, pero esta asquerosidad, sobre~pasaba todo lo anterior. Lo peor fue empezar a sentir el gozo en mis paredes íntimas. Volteo los ojos perdiendo totalmente las pupilas, se le brotaron dos membranas me apetecía chuparle, parecían pequeños pezones. Hay que ver que el morbo re~crea situaciones en las cuales nunca imaginas estar. Que placer me dió aquel cabrón instante. No sé como debo nombrar lo que viví, era como encontrarse con el archivo de recuerdos de lo que podría ser y no seré. Quién lo diría…, ¡estaba muerto! Ahora tengo un vientre abultado, todos me felicitan les miro y sonrío; pues se que lo que tengo es la enfermedad creciéndome. Es cosa de días, a lo mucho meses cuando reviente. Dejo que me acaricien el vientre, que me lo bendigan en su ingenuidad. A quién le puede hacer mal, unas bendiciones cuando sabes que la muerte te crece por dentro…

Caricias en el vientre – (c) – ~Forever Aileen~

•…Carnívora•

…me perdería en la maraña de tus ideas.
Quisiera que me sirvieran un trozo de tu cerebro, no cuando estés muerto…, que me lo sirvan cuando estés ardiendo en emociones.
Cuando te esté doliendo tu sexo ahí quisiera estar, metida en tu virilidad, inmiscuirme sin reparo.
En ese momento que inventas una excusa para no herir, aunque termina sembrando la mentira.
Sería interesante estar en tu latido. Sí.., sí en ese que te incomoda, para saber la verdad de tu sentir.
En la exposición se muestra lo que más nos gusta, y nos acomoda…, pero me pregunto ¿cuál será tu plan?

•…Carnívora• – (c) – ~Forever Aileen~