~…el placer de la flor~

Sus labios se quedaron,
incrustados en mi espalda.

Mi médula espinal tiembla
al sentir el re~corrido.

Todo su esplendor, ilumina
mi ser…

Después de sus caricias
mi cuerpo, mi alma quedan;
((Ra~dian~te)).

El delirio de su deseo envuelto
en el cobijo de mis montañas
cálidas y ardientes.

Hundido en mi flor vertical,
nuestros jardines crecen.

Su savia, navega tibia
en mis adentros….

Los pétalos esparcen
sus aromas…, nosotros,
re~nacemos en el instante.

Los pájaros entonan
su primer cántico.

~Forever Aileen~

12 de septiembre de 2017

•~…empujar~•

…la vida me puso obstáculos, diagnóstico de parapléjica…, me pusieron sonda para la vejiga, me dijeron; más de una vez no podrás pararte, no podrás hacer ejercicio. No podrás caminar, ni ir al baño… y aunque me ha pasado de todo de nuevo en este año y he tenido visitas recurrentes al hospital… y en más de una ocasión terminar peor de lo que empecé aquí sigo… empujando el cuerpo. Sacudiendo el sudor, encontrándome con las fuerzas de que los no puedes, me causan cosquillas en las caderas y me hacen replantear quién decide qué… así que aquí estamos de nuevo al empuje… y las recaídas aunque son “cabronas” seguirán ahí mientras este corazón palpite. O lo que sea que me impulsa… sigo arrancando los NO del camino.

~…raíces~

 

Entregué las deudas en el juzgado,
me declararon insolvente.
Aún así mi alma sentía algún pesar,
como si tuviera que pagarle a alguien.
No he cometido delitos
aunque si muchos errores.
El tiempo me deshojó el corazón,
se desnutrió.
¿Y sabes qué?
Es lo mejor que me ha pasado,
porque cuando ya no queda
nada empieza el re~comienzo.
Tienes que joderte para salir.
(. . .)
Buscar entre las hojas, arar la tierra
para ver si queda alguna semilla.
Al juntarte con la naturaleza,
aprendes de sus estaciones
y de todos sus ciclos.
Te desnudas con el otoño,
y te resguardas en el invierno
sobre~vives.
¿Quién no goza del re~nacimiento
de la primavera?
Emocionarse de lo candente del verano.
Aunque te deshagas con el fuego,
no olvidas el crecimiento,
y el porqué de tus nuevas raíces.

~Ella, aterrizó…~

Ella,
en su cuerpo mórbido.
Con sus estrías como paisajes.
Ella,
herida de sí misma,
lamió los dedos que le apuntaron.
Ella,
triste e inconexa del mundo.
( . . . )
Se levantó valiente, y ardiente.
Alzó la mirada a los que
irrumpieron en su intimidad,
asechando con su cruel burla.
 ( . . . )
A ella,
que vive en mí…
Esa que se arrastró
por las zanjas del campo.
Llegó la hora de aterrizar.
Me reconcilio con mi ego,
 que ando agazapado y mal querido.
Y…,
con todos los tumultos
de mi cuerpo fraccionado.
Le hago una celebración 
a los huesos de los muertos 
a los cuales les debo vida.
Estas varillas
me prometieron
que no se doblan…
Si las tuerzo que sea
por el esfuerzo de dar
el máximo que puedo.
Ahora,
puedo gritar;
¡me acepto tal cual he sido, y seré!
3A01C405-8401-41EA-9A79-79FFC5E64D1A

~…mohosa~

…cuando la mece el viento

…susurra el quejido del tiempo.

…si la acaricias sus astillas se deshacen.

…cuando la respiras,

está como enajenada

varada en sus años.

Admirando el horizonte

en el cual navegaba.

…sus caracoles,

sus algas, y sus musgos

…tejen la añoranza de lo que fue su movimiento.

Ahora solo queda la quietud.

Algún día…, la tragará su mar,

y quedarán a flote sus historias.

~Forever Aileen~