~…día gris~

…me encantan los días grises,

ese juego de luces que le da a la vida.

…un respiro húmedo con olor a tierra.

… lo verde se torna más hermoso.

….los pronósticos siempre quedan inciertos,

frente a la naturaleza.

… imprescindible

lo que puede sorprendernos el ahora.

…aquí vamos fluyendo…

porque somos agua…

vida.

•Salud Mental•

Entretejido oscuro en el cerebro. Por dónde irán las emociones cuando todo quema. ¿Quién mira hacia el lado con indiferencia? ¿Quién saca hoy día los ojos de su ombligo para mirar y mirarse en los ojos del otro? Seres que ríen con el vacío que genera un emoticón en una pantalla, y seres que sufren en la desolación de su silencio. Abandonados, desprestigiados, desprotegidos, anunciando su muerte de cada cinco palabras y aún así… la indiferencia colgada del latido de quien cruza por su frente. La salud mental no es cosa de juego, hay un dicho que se repite mucho y dice así; “quien dice que se va a suicidar no lo hace”. Gran error de todos en asumirlo como una realidad, si es difícil vivir en la melcocha de unos pensamientos negativos, y de las personas que intentan manipular dichas emociones a través del dolor emocional. No significa que debamos olvidar la realidad triste que escuece una mente herida. Los atropellos de una persona con la salud mental deficiente son horrible, y estar dentro de la maraña de emociones y sensaciones tampoco es diferente. He estado ahí, más de una vez… cortando y maltratando mis miserias. Condenando mi cuerpo hasta romperme. He querido irme más veces de este mundo que las que realmente he disfrutado. He subestimado los psicólogos, psiquiatras y profesionales de la salud mental. Le etiqueté un precio muy alto a el decir “necesito ayuda”. Fui más de una vez a buscar ayuda, y salía sintiéndome más vacía y rota de lo que estaba. Encontrar personal con vocación es difícil, pero no imposible…, toqué.., y me cansé muchas veces de decir “no puedo más”. Por suerte no desistí, y aunque nunca se deja de aprender de crecer, y de necesitar ayuda. No debemos limitarnos a ir con profesionales de la salud, y sobretodo poner todo la energía en querer mejorar.

Aunque habrán sombras que se quedarán paseando por la cabeza, hay que aprender a vivir con ellas… ¡Se Puede!

~Forever Aileen~

Gracias a los profesionales de la salud que han trabajado por tantos años conmigo y mis trastornos.•

~Mount Bonnell, Austin~

…alejarme ha sido lo que más me acercado a mi esencia.

…subir ciento y pico de escalones para cualquier persona con salud es nada, para mí… es pisar con ganas y darle alegría a mi espíritu.

… observando los detalles a la distancia

… las buenas vistas de las casas

…buscar con la cámara lo que a simple vista no podría observar.

… mucha vida de los que suben a ejercitarse y a contemplar las vistas.

~Estafa fallida~

Tío Paco, había salido de vacaciones, su costumbre era prestar su casa de campo a la familia. Esta vez no fue su excepción. Fuimos todos a disfrutar de un fin de semana del verano. Solíamos aprovechar para hacer “BBQ”, disfrutar de la piscina, esas tardes espectaculares que se pasan en el campo tropical. Con la caída del sol dorada reflejada en lo alto de la montaña, mientras el viento susurra a cada hoja sobre la vida, el amor y lo que nos depara el próximo día sea lluvioso o brumoso amanecerá para todos. El sol le hace guiños a el bosque, le enuncia la llegada de las estrellas con o sin luna ellas nunca faltan al encuentro. Las aves sobrevuelan buscando ya su refugio nocturno, a lo lejos se escucha los sapos, los grillos, los “coquíes” de nuestra isla. Todo una sincronía musical de la naturaleza. Un deleite que embriaga cada respiro. Allí, todos comparten sus historias, los niños juegan por el campo, la alegría vive engendrada en esas tierras, la armonía se instala en el cuerpo. Tío Paco; siempre llamaba para saber quienes habían ido y cómo se lo estaban pasando, su generosidad era siempre de puertas abiertas. Darlo todo porque nada se iba a llevar cuando se fuera de este mundo. Ese día su voz era diferente, preguntó si todo estaba bien, e insistió. Mili le dijo: sí, todo bien, ¿y por allá? …Hay fue cuando todo empezó a torcerse, Mily acostumbraba a contestar en “modo altavoz”, así que más de uno escuchó. Le dice: recibí una llamada en la que me decían que le pagaron mil dólares por matarme, pero que ellos querían hacer un acuerdo conmigo si le daba dos mil dólares no me mataba. Mily le dio un ataque de histeria, pero a la misma vez le decía Paco deja las bromas… a lo que él respondió: no es broma, es algo muy en serio…, el estafador le dijo que le estaban apuntando desde una de las casas a distancia. Paco, sabiendo que eso sonaba a estafa le dijo: no sé a quién le estarás apuntando, pero yo no estoy allí, puede matarlos a todos. Se volvió un ambiente tenso, pero rápidamente alguien de los que escuchaba la conversación dijo: que era obvio que no estaba allí porque no hablo ni amenazó con la multitud. A fin de cuenta hubiéramos tenido un final “épico”. Eso sí, la estafa no funciona en esta familia.

En otra ocasión a tía Luli le dijeron que me tenían secuestrada, se escuchaba una chica gritando de fondo diciendo tía ayúdame, Luli en su desesperación le preguntó: ¿qué quieren? A lo que el hombre contestó quinientos dólares, rápidamente tía le dijo: a saber qué hizo esa muchacha, y con quien se andará juntando…, quédense con ella.

Otro intento de estafa malogrado, en esta familia te aman…, hasta que pides dinero.

~…el placer de la flor~

Sus labios se quedaron,
incrustados en mi espalda.

Mi médula espinal tiembla
al sentir el re~corrido.

Todo su esplendor, ilumina
mi ser…

Después de sus caricias
mi cuerpo, mi alma quedan;
((Ra~dian~te)).

El delirio de su deseo envuelto
en el cobijo de mis montañas
cálidas y ardientes.

Hundido en mi flor vertical,
nuestros jardines crecen.

Su savia, navega tibia
en mis adentros….

Los pétalos esparcen
sus aromas…, nosotros,
re~nacemos en el instante.

Los pájaros entonan
su primer cántico.

~Forever Aileen~

12 de septiembre de 2017

•~…empujar~•

…la vida me puso obstáculos, diagnóstico de parapléjica…, me pusieron sonda para la vejiga, me dijeron; más de una vez no podrás pararte, no podrás hacer ejercicio. No podrás caminar, ni ir al baño… y aunque me ha pasado de todo de nuevo en este año y he tenido visitas recurrentes al hospital… y en más de una ocasión terminar peor de lo que empecé aquí sigo… empujando el cuerpo. Sacudiendo el sudor, encontrándome con las fuerzas de que los no puedes, me causan cosquillas en las caderas y me hacen replantear quién decide qué… así que aquí estamos de nuevo al empuje… y las recaídas aunque son “cabronas” seguirán ahí mientras este corazón palpite. O lo que sea que me impulsa… sigo arrancando los NO del camino.

~…raíces~

 

Entregué las deudas en el juzgado,
me declararon insolvente.
Aún así mi alma sentía algún pesar,
como si tuviera que pagarle a alguien.
No he cometido delitos
aunque si muchos errores.
El tiempo me deshojó el corazón,
se desnutrió.
¿Y sabes qué?
Es lo mejor que me ha pasado,
porque cuando ya no queda
nada empieza el re~comienzo.
Tienes que joderte para salir.
(. . .)
Buscar entre las hojas, arar la tierra
para ver si queda alguna semilla.
Al juntarte con la naturaleza,
aprendes de sus estaciones
y de todos sus ciclos.
Te desnudas con el otoño,
y te resguardas en el invierno
sobre~vives.
¿Quién no goza del re~nacimiento
de la primavera?
Emocionarse de lo candente del verano.
Aunque te deshagas con el fuego,
no olvidas el crecimiento,
y el porqué de tus nuevas raíces.

~Ella, aterrizó…~

Ella,
en su cuerpo mórbido.
Con sus estrías como paisajes.
Ella,
herida de sí misma,
lamió los dedos que le apuntaron.
Ella,
triste e inconexa del mundo.
( . . . )
Se levantó valiente, y ardiente.
Alzó la mirada a los que
irrumpieron en su intimidad,
asechando con su cruel burla.
 ( . . . )
A ella,
que vive en mí…
Esa que se arrastró
por las zanjas del campo.
Llegó la hora de aterrizar.
Me reconcilio con mi ego,
 que ando agazapado y mal querido.
Y…,
con todos los tumultos
de mi cuerpo fraccionado.
Le hago una celebración 
a los huesos de los muertos 
a los cuales les debo vida.
Estas varillas
me prometieron
que no se doblan…
Si las tuerzo que sea
por el esfuerzo de dar
el máximo que puedo.
Ahora,
puedo gritar;
¡me acepto tal cual he sido, y seré!
3A01C405-8401-41EA-9A79-79FFC5E64D1A