•…queda pa’ rato•

Tenía muy claro cómo iba el cuerpo, así que era fácil intuir que necesitaba mantener mi mente y espíritu inquieto, lo más tranquilo posible. La terapia psicológica me ha enseñado mucho a ver mis carencias, a explorar y sacar lo mejor de mis momentos pletóricos. A saber, permanecer en los momentos de quebrantos. Sintiendo desde noviembre del 2019 los dolores más crónicos de los que me solían dar. Tenia que pasar a la operación que por cierto tardó bastante en llegar, debido a lo que todos estamos viviendo en el 2020 la pandemia (que nos afecta a todos y nos ha colocado en el mismo filo). Las ganas que le tenía a esta operación eran más grandes que mi cuerpo (y eso es mucho decir).

A un mes de haberla pasado, reconozco que está siendo duro. Aunque no imposible, eso debido a que me prepare emocional~mente. También hice todos mis ajustes para justo cuando empezaba los trámites de la cirugía estar empezando un Máster, también un programa de “Business”, entre otros proyectos. Sabía que mi mente necesitaba estar ocupada, al ser la tercera cirugía de columna, me temía que mi cuerpo pudiera pasar por una serie de transiciones y algunas por no decir todas las que me ha puesto a prueba son terribles. Me había preparado para unas cosas que iban a sustentar la parte emoción para no caer abajo, cualquiera que haya pasado una operación sabe de las complicaciones que el cuerpo sufre, por ende, todo lo que conlleva a niveles más profundos. Esta operación sin duda también ha sido diferente pues es la primera que paso acompañada de terapia, eso también hace la diferencia. Lo que sin duda más apoyo puede significar para mí, es encontrar “tribu” gente que tengan ganas de crear, de hacer historias, de trascender incluso la pantalla. He encontrado varios hogares en estos que he mencionado…, hacen debates, charlas, lecturas, cultura en general.

La planificación que nunca había sido parte de mis días, ahora que planifique para mi operación todo tiene sentido. He podido encontrar un hueco para encajar, para crecer, para compartir con todo tipo de personas. Tanto en el máster, como en los demás programas está siendo súper enriquecedor. Lo mejor que he hecho fue prepararme para la transición dura, y al estar cruzando encontrarme con un campo de oportunidades, de visiones, dinamismo.
Estoy llena de ganas, de alegría más allá de mis dolores y mis limitaciones que se dicen fácil. Más allá de la adversidad y las recaídas que ha tenido mi cuerpo una y otra vez, de seguro me quedarán muchas más por librar. Lo bonito es estar descubriéndome a través de todos estos procesos que fui eligiendo con buen tempo, para este momento. Siento que voy muy atrás porque son muchas cosas a la vez, pero si no fuera así todo sería diferente, y de seguro tuviera las ganas perdidas. Bien dicen; que no hacer nada mata…

Como no me ha matado el ocio, ni tampoco los desafíos queda Aileen pa’ rato que jode… ja, ja

•Sandra•

En el diario de la vida podría escribir nombres de personas valiosas, para así perpetuar las buenas acciones.


Sandra
Llega con la fuerza de su intimidad a regalar su eclipse…, y digo; su eclipse porque cada quién tiene su ángulo particular para ver la belleza. Me ofrenda con todo su corazón y sentir sus deseos más noble en energía y amor en abundancia.

Todo lo que la vida me ha quitado en movilidad me lo ha dado en almas gentiles que me abrazan más allá de los resquicios de mi mente, solo sienten y viven compartiendo parte de su esencia con la mía.

•~… te escribo desde mi intimidad, con mi medio latido.
Como ese pedazo de mi existencia que me invita a vivir y con ese otro lado que no siento.
…te escribo en la mitad de la nada, donde no crecen ni espinas, pero aún se siente el aroma a jardín fresco.
Te escribo con parte de mi cuerpo desconectado, con el afán de tener otra oportunidad en este plano, aunque a veces no se puede ir tras ello… (tú me alientas con el sí puede seguir).
Te escribo con el cachito que aún palpita, entre estas dos mitades.
¡Quiero vi~vir!
Quiero que se acaben las batallas, que se acabe la guerra de mi interior.
Quiero que esa mañana llegue, que los pedazos de mi ser que re~claman vida se reúnan… sin tener que dar una explicación.
Simple~mente porque lo merezco.
Deseo encontrarme con tu sonrisa, con un cielo nublado, que me recuerde todos los trocitos que he ido dejando.
Anhelo con todas mis ganas ver el mismo árbol contigo, aunque yo no pueda subir, que tú subas y me grites lo que ves.
Desde abajo con mi mal dibujar, con mi mal hablar gritar “puñeta Sandra estamos VIVAS”.
Ojalá, esto no fuera un deseo más tirado al viento, a la vida… al uni~verso.
Ojalá, la vida me apretara con fuerza, sin quitarme todas las ganas que tengo de vivir otra vida muy diferente.
Esperando que la luna de trueno nos atraviese.

•~Sandra, desde su lugar… dejando su huella~•

¡Gracias por el vídeo por tenerme presente!

•Sandra• – (c) – ~Forever Aileen~

~…musitar~

“No puedo hablar con mi voz sino con mis voces”. ~ Alejandra Pizarnik

 

3B1D30B1-C0E1-4035-813F-E0A629DA6B54.jpeg

Un tumulto de corcheas,
y semicorcheas aletean
con el viento que azota
la cordillera.
Las laderas trascienden
el canto que entonan
con su gruñido.
El río clama por las raíces
que se anidaron en la cima.
Gaia está despierta
crujiendo sus vaivenes
con la Diosa Selene.
Los druidas hacen silencio
con sus rituales…
Las ninfas acompañan
el gemido de las notas.
Todos los seres habitando
las esferas, sintiendo la vibración.
(. . . )
mis voces ardiendo en el centro…,
allí donde puedo musitar mis versos.


~Musitar~
(c)
~Forever Aileen~

•Melodía de Gaia•

Susurra el viento en el carillón
haciéndole el amor
con su melodioso encanto.
El vaivén de las olas
trae consigo el canto
de las ballenas.
Los chamanes danzan
junto a la hoguera, la llama viva,
el latido excitante.
Se escucha la lira
que hace el bosque
cuando los seres duermen.
Seductora orquesta
nos compone Gaia,
al despedirse el sol.
Colmando el firmamento
de estrellas que se contonean
como los amantes…

•…diminuto•

(. . .) Suplicó y le fue consedido

…regresar a el ansiado hogar.

Parecía cansado llevaba un cuerpo lleno de cicatrices.

Su sentir era un torbellino imparable.

Consiguió llegar…

Quedó perplejo al observar que su pequeño mundo se opaco.

Lo que antes fue su monte, ahora era un sembradío de cemento.

Lloró por haber matado sus recuerdos que le creaban ansias por volver.

No reconocía eso como hogar, andó y andó.

Todos los seres humanosque vivían allí, eran iguales.

Hacían gestos similares,todo era uniformidad.

Era un ser diminuto rodeadode una multitud desconocida.

Ahora sólo quería encontrarun huequito para volver tierra adentro.

•Sentires Espirituales•

Espirales y respiros.
Unidos por sus latidos
el pálpito de lo efímero.


Un suspiro aletargado
se despierta en un pecho
inquieto…, que ruge amor.


Siete notas musicales,
se incrustan en su alma.
Siete colores ruedan
por su columna.


Siete espíritus le conectan
con la energía esencia
de su existencia.


En los cuatro punto
cardinales elementos vivos.


Al otro lado de la calle
se escuchan cantos celestiales y las risas de las personas.