Con la estrofa abierta,  desarrollo personal

…comenzar

Comienzas un sendero y solo sabes en ese instante todo lo que sientes y seguro que el primer paso está asegurado. Ahora, lo que pasa de ahí en adelante, no tienes la menor idea, ni de tropiezos, ni de aventuras ligadas con las emociones más sutiles. Tampoco tienes idea del que va a tu lado un completo desconocido porque empezó, puede que los sentires del momento, los lleven a una cercanía inocente o absurda. Lo único que puedes saber es que el otro también quería tomar un nuevo rumbo no habitual. Puede que los silencios y las acciones hablen demasiado incluso mucho más que las palabras. Puede que uno se pierda del otro o que el que va documentando pierda la capacidad de sentir al otro. Lo valioso de todo esto es…, que jamás sales igual de que entras. En el accionar el cuerpo junto con los cambios mentales se involucran, es allí donde nace el verdadero sendero hacia los adentros.

2 Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: