Uncategorized

•Contra~posición•

Se hicieron mudas las horas…
Los segundos parecían una letanía de rezos.
Aunque el vecino no dejaba de tocar el saxofón.
Otra mujer a la distancia daba gritos desesperados.
Se cruzaban en la penumbra…
Algo incierto había entre esos seres separados por columnas.
Solo había una certeza de no poder traspasar la puerta.
La incertidumbre era una oscuridad que le drenaba los días…
La tormenta a penas parecía terminar, cuando un sacudido de la tierra les susurró la palabra tsunami.
Sobre~vivencia se apoderó del instante.
Aquello que lo mantenía a salvo…, ya formaba parte del misterio.
Quedarse sin intentar paralizados o correr tras un diminuto suspiro…, que podría ser la vida o muerte.
Que injusto les parece todo, hace unas semanas eran libres.
Ahora son preso de la presión más poderosa que puede sentir un humano…, el miedo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: