Uncategorized

•…hacía otro lugar •

Te fuiste cuando más palabras amorosas pronunciaste.
Entendí que necesitabas ir con tu cuerpo, con tu auto~sanación.
Cerraste cuando apenas se abría, sentí miedo claro…
Los humanos nos enseñan a poseer y no a ser.
Cuando saliste tus palabras fueron hermosas, con tu voz dulce, tu encanto femenino.
No fui más a ti…, aunque te piense cada día, prefiero verte en la lejanía.
En acciones…, con el adiós disperso.
Aunque cuando se está adentro, jamás se despiden las almas.
Tu cielo, tu vuelo, tu esencia…, tu arte.
En silencio procuro conectar con el pálpito.
Allí, aquí y siempre viva y sonriente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: