~Vida al Natural~,  desarrollo personal,  escrito,  Forever Aileen,  Puerto Rico

•~…la señora a las afueras del hospital.~•

Salía de la visita de seguimiento del cirujano.
Iba con mi andador de cuatro ruedas, caminando bastante rápido para lo que acostumbro ir. Sentía que mi espalda se descubría me había quitado un “jacket” me iba encontrar con el calor. Siempre se me suben las camisas así que no era algo para preocuparme. Se suelen ver mis cicatrices en la espalda baja. Tampoco es novedad que las personas me pregunten ya sea por el (mafo) el aparato plástico creyendo que el problema viene de la rodilla, como si ven las cicatrices digan algo… Lo curioso es que veo llegar a la señora rápido al lado mío y tenía los audífonos con rock así que no escuchaba nada, pero la seguía viendo al lado mío caminando. Me quité un audífono y le pregunte ¿me esta hablando? Su respuesta fue si, vas caminando rapidito, y te vi que tienes unas cicatrices y usas el andador más ese aparato. Me causo emoción ver que ¡sé puede! Quería decirte que me causo admiración y me has inspirado.
Me preguntó ¿qué me había pasado? Respondí lo de las tres operaciones y que era una desconexión medular que venía de problemas con la columna. Quedo más asombrada me bendecía, ya había llegado al auto. Así que le agradecí sus palabras y bendiciones.

Esto pasó el día antes de subirme al avión para el viaje a Ecuador, esta señora marcó algo profundo en mí…, me dejó removida con qué estaría pasando en su vida que la llevaba a fijarse en una extraña que camino frente a ella. Obvio salía del hospital y en el Centro Médico de Puerto Rico están los casos más duros, con cualquier tipo de condiciones.

Esto me llevó a seguir reflexionando en qué no sabemos cuánta gente vemos y nos hacemos una historia equívoca. Mientras que en otras nos atrevemos a cruzar el portal, preguntar y dejarnos sentir. Asi como hizo ella, que sin lugar a duda me dejo huella. Me hubiera gustado preguntar porque decía que la inspiré. Aunque agradezco no haberlo hecho porque me dejó un mundo de posibilidades de creer que nunca sabemos cuánto estamos tocando el entorno que se mueve a nuestro alrededor.

Gracias a esto, y a historias similares puedo sentirme conectada con una cotidianidad y con mi parte más humana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: