Uncategorized

•Palomino•

Años mordiendo el lápiz que aún sigue dando vida a sus letras, aprieta los puños estruja el papel justo antes de empezar escribir. Mete el dedo índice en el ombligo lo inhala y suspira, deseo hipnótico de su pulso. Agarra los pulgares de los pies y los lame. Es el talento del estiramiento, se inclina hacia atrás, cierra los ojos, mueve el cuello con rudeza hasta que se astilla. Se impulsa hacia adelante toma su lápiz “Blackwing 602”. Con maestría empieza a escribir, con tales manías no puede faltar el vicio imprudente de los excesos. Puro con sabor amaretto encendido, su primera exhalación es expulsada en forma de círculo, y va a parar contra el papel viejo teñido de cenizas. El licor a la espera de su tercera jalada del cigarro, no antes, no después. Saborea lentamente primero en sus labios, luego abre un poco más, se permite arder, traga haciendo sonidos guturales. Es todo un espectáculo presenciar su implosión de su creatividad espesa. Sus ansias de amalgamar la existencia que quedará en la huella de su larga trayectoria.

• Palomino • – (c) – ~Forever Aileen~

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: