escrito

•Sin prisa•

¿A dónde vas con tanta prisa?

(. . .)

No hay ruido que distorsione la armonía del espíritu.

No hay quebranto en el cuerpo que te acurruque en el infierno.

No hay maldad que te atraviese y derrame tu esencia.

No hay monstruo con caras de humanos que te generen pánico.

Vas a saltar en quietud entre el mundo que conoces, y el que desconoces.

Vas a sentir espirales en tu umbral, aromas en tus cumbres, verás colores impregnados en el ambiente.

Todo eso es tuyo…, el sendero.

Ahora entrégate, hazlo en grande con todos tus matices.

Un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: