~versos libres~,  escrito,  escritura creativa

•…su firma•

(. . .) esa promesa añeja como sus años.
Allí se vislumbra la silueta de su tiempo,
aquel olivo en la cercanía de su mar Mediterráneo.
Él, siempre lo ha observado y sentido como una mujer,
habla del vaivén de sus hojas y sus frutos agrios.
Bajo su sombra el amor se vuelve más amor.
Las ramas son las cosquillas extras del estímulo.
Un paisaje idílico junto con su ser, allí yacen las firmas invisibles.
su casa está llena de su poesía y sus latidos colmado de gemidos.
El poeta duerme poco…, tiene su estudio lleno de libros.
Cita a Cohen y Juarroz, porque vive en la verticalidad del verso femenino.
Su beso es poético aunque no por eso deja de ser venenoso.
Sin antídoto vuelvo a él…, sin saber si sobre~viviré,
me recuesto sobre su tronco y me dejo morir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: