~…el placer de la flor~

Sus labios se quedaron,
incrustados en mi espalda.

Mi médula espinal tiembla
al sentir el re~corrido.

Todo su esplendor, ilumina
mi ser…

Después de sus caricias
mi cuerpo, mi alma quedan;
((Ra~dian~te)).

El delirio de su deseo envuelto
en el cobijo de mis montañas
cálidas y ardientes.

Hundido en mi flor vertical,
nuestros jardines crecen.

Su savia, navega tibia
en mis adentros….

Los pétalos esparcen
sus aromas…, nosotros,
re~nacemos en el instante.

Los pájaros entonan
su primer cántico.

~Forever Aileen~

12 de septiembre de 2017

•El Diario de Reena•

Le daban tres franjas de luz
sobre sus pezones.
Sus cachetes rojizos
llenos de pequeñas pecas.
La comisura de sus labios
invitación constante.
La curva de sus caderas perfecta,
entonan el acorde con el que soñaba
en mis noches.
Su vientre un vergel florido,
su ombligo perfecta oscuridad
que conduce hacia su centro amoroso.
Entrecierra los ojos,
me besa las heridas,
arqueo mi espalda.
~Ofrenda del respiro~.
Benditas manos femeninas
que quitan el llanto del tiempo,
del desprecio, y la miseria de mis adentros.