•Entrégate•

Cuando el silencio se apodere

de los espacios dónde solían haber voces.

Cuando el compás sereno

sea el que acurruque las sensaciones.

Cuando el único gemido

sea el susurro de la respiración.

Cuando los latidos de las entrañas,

entonen melodías esperando

la caída del sol.

Cuando el río recorra por la piel,

y los poros sea hagan miel.

Cuando se asome el brío

de la luna y puedas sonreír.

Cuando todos los acordes

despierten los sentidos;

inspira, ofrenda, y abraza el regalo

que te fue concedido.

~Aileen~