•Cotidiana•

Flácida lengua me acoge en sus aposentos cuando el malestar se acerca.
Estoy detrás de las telas ocultas en el contoneo de los que no habitan ya este plano.
El viento se mece en mi cuerpo, el columpio es el festín de mis órganos.
Hierve sin fiebre el monte sabe a azufre un pico que dejó su filo en cuenco.
Aguas turbias que solo sirven para hablar del asco que provocan.
Garzas parada sobre mi cuerpo quitando garrapatas que ya están muertas de tanto veneno.
Los grillos de mis pulmones murieron con la indiferencia de mi pobre cotidianidad.

Mis carnes a la intemperie…

Mis carnes a la intemperie
Pude pararme de la cama
al llegar a la puerta de cristal
contemplo el cielo por un instante
me digo;
hoy podre lavarme el cabello afuera.
En menos de un pestañeo
empiezo a diluviar.
Sera otro día donde
mi cuerpo llora silente.
Sentarme en el patio
para poder lavarme la cabeza.
Algo tan cotidiano
es dolido para mí.
La lluvia acaricio mis carnes al aire
porque como quiera me bañe
a la intemperie en mi silla de metal
con el bastón al lado y de unas cuantas
cámaras de seguridad grabando el entorno.
Al final, solo quedaré en la memoria
de otro dispositivo.

• …la esencia•

…recuerdo ese instante impreciso
cuando las cuerdas vocales temblaban
y el piano sonaba de fondo.
Esta no es una historia de amores,
era solo mi cuerpo y mi espíritu
enfrentándose al diagnóstico.
Aunque nada nos vestía de novias,
danzamos aferradas al andador,
como sino hubiera mañana
y porque solo tengo este respiro asegurado.
Tomé un té para brindar por aquellos
que han formado parte de esta historia.
Sabiendo que el olvido es más repentino
que la dicha de sentir el cosquilleo
de habernos conocido.
Me despido con la gratitud,
porque la vida en su hermoso acertijo decidió.
No conocemos lo que nos deparan los días.
Permito que mi ser divague
entre los logros y las derrotas.
Le doy paso al misterio que sobre~cogen
mi esencia.
Con valentía…,
más allá del miedo se que mi espíritu me espera.

•…la esencia• – (c) – ~Forever Aileen~