A mi madre

Puede faltarme la soltura del cuerpo, puedo tener el alma quebrada.
Puede que los espíritus no se asomaran a pedir por mí.
Puede que nadie me recuerde, que nadie me acompañe.
Puede que escasee la comida, el agua, la luz…
Puede que sea otra travesía dura para el cuerpo.
Puede que nunca más abra los ojos.
Y entre tantos puede…, puedo sentir tu amor dentro de mí, como una bomba detonante que me llena de fuerza.
Es ese amor inquebrantable lo que me sostiene, eres el último abrazo que daré, los últimos ojos amorosos que me mirarán.
…y me suelto a lo que tenga que ser, y me entrego.
Espérame…, y quédate tranquila todo lo que haz podido hacer lo hiciste.
Lo demás esta en manos de los cirujanos, y lo que esté de mi parte lo haré.
¡Gracias mami…, por tanto amor!

•~…este escrito lo hice justo antes de entrar a sala de operaciones. Esta entrada estaba programada para salir el 23 por si no regresaba a casa. Decidí no cancelarla y más bien adelantarla, porque el mensaje es el mismo…

Rebeca a la III

Se sienta sobre las cenizas que quedaron de la noche de San Juan.
Para narrarme como me ve…, re~corriendo el camino junto con ella.
Me invitó la queimada aunque se la bebió ella en mi honor.
Dice; ~Aileen, tranquila que a ti te tienen que operar, además estás bebiendo medicamentos.
Me puso siete velas, me bailo alrededor con sus típicos movimientos.
Trazo los símbolos de las runas sobre mi piel, abrió el conjuro como buena hechicera.
Rebeca, tiene una fe inamovible, un entusiasmo divino.
Recita palabras en hebreo, le miro le sonrió, duermo en la tranquilidad que me da su regazo.
PD. Me grita Aileen; ~… “vouche dar”


Rebeca a la III –
(c) –
~Forever Aileen~

•~…beso la huella~•

Hoy, sentí el cansancio de sus años.
El escalofriante silencio en su pecho.
Trae peñones que caen,
como piedras que se desprenden de su montaña.
Percibo el latido acompasado de su corazón.
Estoy despierta,
abrazando la inmensidad de su ser.
Ésta noche, se murmura su nombre…,
las vibraciones re~corren con entusiasmo.
Aferro mis manos a su espalda.
Sosteniendo cada una de tus inspiraciones.
Se desploman tus emociones…
Beso las huellas en su rostro,
con dulzura.
((Res~pi~ro))
…tus poros, tus arrugas.
Me detengo a adorar sus manos,
que hilvanan letras
Mi alma se aisla…
en la difuminada mirada de su lienzo.

5 de abril de 2017

~…beso la huella~ – (c) – ~Forever Aileen~

•Sandra•

En el diario de la vida podría escribir nombres de personas valiosas, para así perpetuar las buenas acciones.


Sandra
Llega con la fuerza de su intimidad a regalar su eclipse…, y digo; su eclipse porque cada quién tiene su ángulo particular para ver la belleza. Me ofrenda con todo su corazón y sentir sus deseos más noble en energía y amor en abundancia.

Todo lo que la vida me ha quitado en movilidad me lo ha dado en almas gentiles que me abrazan más allá de los resquicios de mi mente, solo sienten y viven compartiendo parte de su esencia con la mía.

•~… te escribo desde mi intimidad, con mi medio latido.
Como ese pedazo de mi existencia que me invita a vivir y con ese otro lado que no siento.
…te escribo en la mitad de la nada, donde no crecen ni espinas, pero aún se siente el aroma a jardín fresco.
Te escribo con parte de mi cuerpo desconectado, con el afán de tener otra oportunidad en este plano, aunque a veces no se puede ir tras ello… (tú me alientas con el sí puede seguir).
Te escribo con el cachito que aún palpita, entre estas dos mitades.
¡Quiero vi~vir!
Quiero que se acaben las batallas, que se acabe la guerra de mi interior.
Quiero que esa mañana llegue, que los pedazos de mi ser que re~claman vida se reúnan… sin tener que dar una explicación.
Simple~mente porque lo merezco.
Deseo encontrarme con tu sonrisa, con un cielo nublado, que me recuerde todos los trocitos que he ido dejando.
Anhelo con todas mis ganas ver el mismo árbol contigo, aunque yo no pueda subir, que tú subas y me grites lo que ves.
Desde abajo con mi mal dibujar, con mi mal hablar gritar “puñeta Sandra estamos VIVAS”.
Ojalá, esto no fuera un deseo más tirado al viento, a la vida… al uni~verso.
Ojalá, la vida me apretara con fuerza, sin quitarme todas las ganas que tengo de vivir otra vida muy diferente.
Esperando que la luna de trueno nos atraviese.

•~Sandra, desde su lugar… dejando su huella~•

¡Gracias por el vídeo por tenerme presente!

•Sandra• – (c) – ~Forever Aileen~

•Rebeca II•

Ella, no quiere que diga más “maldita y rota” aunque mis grietas le parecen poéticas.
Dice: -eso ya pasó, que no me lo lleve al espacio tiempo del “ahora”.
Cómo le explicó que si me quito esas palabras de me caen dos pilares.
Cuatro tornillos sostienen la columna y una cajita de muerto separa el espacio de vértebra y vértebra.
Si el amor fuera hechizo consagrado a la bendiciones corporales ya me podrían declarar sana.
Ella, siempre oscila con los ramilletes de su corazón y la abundancia de su espíritu noble.
Rebeca, no conoces los límites…, trae a su sacerdotisa en el margen, la invita a hurgar más adentro eso la hace insaciable.
Deja una nota cómica sobre la camilla diciendo menos mal, que el péndulo anoche no reventó.

•Rebeca II• – (c) – ~Forever Aileen~

•…estoy lista para cruzar•

La vida siempre sorprende…, estoy en un proceso muy enriquecedor.
Acompañada de tantas personas bonitas que deslumbran irradiando su potencia.
Cada recaída física, y mental me ha traído a este punto.
Mi dualidad sigue presente, ya no intento esconderla, ni batallar con ella.
Estoy simple~mente siendo… están llegando abrazos, regalos, ofrendas que no se pueden calcular en tiempo, ni en dinero.
Se manifiestan humanos cálidos, sensibles, con grandeza en sus capacidades en el servicio.
Todo lo que he pasado hasta hoy…, me ha dejado todo tipo de rupturas, y cada cicatriz ha sido honrada.
No quiero olvidar, quienes pisaron fuerte en mi vida…, no quiero sacudir el recuerdo de todo, porque de alguna forma.
Me hicieron crecer, me enseñaron a bendecir, agradecer y a perpetuar la belleza de lo simple.
He sentido como mi energía se vuelve abrir, como vuelvo aceptar que mi cuerpo está en un proceso y esta vez, he retornado con más amor hacia mi ser.
Los demás lo sienten, lo agradecen lo auténtico, y me devuelven caricias, palabras, esencia, potencian lo bueno.
Aceptan el ser humano que vine hacer, sin huir sin reclamar, dándome una lección tan profundamente amorosa que no tendré suficientes palabras.
Lo que tengo son más ganas que nunca de volver…, quiero entrar por tercera vez a ese quirófano, mi cuerpo se está preparando.
Mi alma está lista, quiero cruzar el umbral con más salud física, emocional y espiritual.
Estoy sostenida por una red de personas que contienen tanta energía, fuerza y encanto espiritual.
Estoy más que nunca en…, ¡gratitud!

•~Gracias a los profesionales de la salud, que no me han soltado, llevándome a otro lugar… y a las personas que están en mi camino, por tanto amor.~

•Cuando no me dejo sola…•

No dejarme sola ha sido una de las más largas transiciones. Suena un poco absurdo sabiendo que siempre necesitamos de nuestro cuerpo, para andar, para sentirnos, pero cuando no sabes llevarlo bien… te dejas sola. Dependes y te pegas a otros como garrapata hambrienta. Hace muy poco tome la decisión de no dejarme sola nunca más…, dejar de necesitar el bastón emocional de otros. Estando en mi posición vulnerable donde son más días que necesito ayuda con mis asuntos físicos es mas difícil… Saber dónde colocar bien esa distancia que no se vuelva dependencia…, esa que termina acribillando al otro y por ende a mí. Hacerme responsable de mis problemas físicos, mentales y espirituales. Afrontar lo que puedo, hasta donde puedo. Aprender a disfrutarme hasta donde me es posible, prometiéndome no dejarme sola nunca más… para que cuando lleguen los días de las recaídas físicas y mentales sean menos dolorosas.

(. . . )

Cuando no me dejo sola, acepto el ciclo de mis enfermedades.

Cuando no me dejo sola, disfruto del silencio que sobreviene después de una recaída.

Cuando no me dejo sola, aprendo que luego de un dolor de una parálisis total de mi cuerpo, lo acompaño, sabiendo que quizás dentro de unos días volveré a caminar.

Cuando no me dejo sola, nutro mi espíritu de buen contenido, de arte, de lecturas, etc.

Cuando no me dejo sola, no me lastimo, me cuido me mimo, re~creo la paciencia.

Cuando no me dejo sola, me empiezo amar, a comprender.

Cuando no me dejo sola, re~comienzo cada día con ilusión y amor.

 


cuando no me dejo sola
(c)
~Forever Aileen~