•…incómoda•

Siento ruptura en el esternón, me cuesta respirar.
Me gusta sentir la incomodidad que no me deja descifrar la cólera.
Dos Prozac me hacen compañía antes que me caiga en la barbacoa ajena.
El Buspar se enreda en mi lengua, le pido que calme rápido la taquicardia.
Se me aflojan las ganas, se me pasa el entusiasmo.
Caigo en mi sin~sentido me descubro ajena de la que fui y la que soy.
Mi dualidad se escapó de mi cuerpo se fue hacer una reunión en un lugar lejano.
Me gusta estar rota porque me ha conectado mucho con la existencia.
No quiero estar aquí…, vuelve como golpe de suerte a darme patadas en los ovarios.
Tengo abortos constante cuando se trata de emociones y sensaciones.

•~…derramando agua en mi vergel~•

Me sorprendiste con un golpe de bondad.
No lo esperaba, que voltearás a ver~me.
Tus amabilidades sobre~pasan mis formas.
Tenías nombre aunque para el mundo sonara mudo.
Estoy acostumbrada ha dar…, en formas indefinidas.
Por nombrar nunca quedan pendiente las palabras.
Sin embargo, tú has decido algo diferente.
Sin buscarlo sin quererlo, vas alimentando mi espíritu.
Parezco tan ajena del mundo entre mis paredes de cemento y la cárcel de mi cuerpo, que si alguien me ve lloro con facilidad.
Estado tanto ofrendando que olvide, lo que era la bendición de una carcajada que invadiera cada célula.
Ha sido tanto tiempo sin ilusiones que no descifro el sentir exacto, solo quiero honrarlo con gratitud.
Saber que estás hace que los días se vuelvan más profundos y no tiene que pasar nada espectacular simple~mente somos dos seres humanos.
No quiero que se me olvide estos días que me has derramado agua a mi vergel que casi muere.
Eternizar en letras lo que siento, no queda aquí en la red porque aquí de media tecla se borra.
Habitas lugares más amables colmados de acciones que voy y vas dando.
Bendito ser que pusiste sobre mi cuerpo herido un poco de tu carisma, de tu sobre~salto por vivir.

¡Mi gratitud derramada…!

~Con la estrofa abierta~ No cabemos.

No todos caben, aunque intenten apretar.
No es cierto eso de donde come uno, comen más…, alguien siempre estará cediendo su porción. Puede que sea de manera aleatoria o impuesta, con el tiempo el hambre se vuelve una bestia. No es verdad que en el amor entra todo y que quedas sobre~guardado o a salvo. Nos han vendido demasiadas mentiras con cara de positivismos. Siento que esta sociedad se empieza hacer el daño más salvaje que jamás se ha experimentado. Estamos borrando las líneas de importancia, estamos saturando de un individualismo extremo que entra en lo absurdo. Estamos repitiendo frases como dementes que cabecean a ver así le entra por el movimiento. Los valores están quedando cortados por nuestras entrañas y no por acciones de los demás… estamos coaccionando la libertad al otro de expresar. Vamos metiendo a todos en el mismo “bus” como si fuéramos a la primaria se nos está perdiendo mucho el sentir y salirnos del rebaño de los imitadores baratos. El desarrollo personal empieza hacer peligroso cuando nos colgamos etiquetas demasiados grandes y gurús expendidos que aceptamos sus “consejos u como suelen decir opiniones” sin revisar como nos viste a nosotros mismos. Muy repetitiva la clave y la clase de “compruébalo por ti mismo” o lo que es peor empezar a tachar a los demás como dormidos y asegurar que el despertar llega como si comieras fresas. Se vuelve peligroso dejar el criterio, el hacer que vemos a los demás pero en realidad buscan subir a un tótem que les asegure algo de crédito. Lamentable que se use tanto la palabra tóxica para la gente, como agente individual, olvidando que nosotros también somos personas y por ende tóxicos. Las acciones de llenar un imperio cuando medio equipo de esta tribulación se cae y eres incapaz de voltear a verles y atenderles. Permíteme decirte no habla de tu grandeza…, habla de la terrible pobreza espiritual. Carecemos y tenemos hambre de atención. Estamos aquí todos montados en la tarima peculiar a la espera de cuánto público se acerca. Cuando no se llenan las expectativas el escenario se cae y no solo se lleva al que estaba arriba por desgracia…, habían muchos invisibles que montaron todo. Sin reconocimiento, sin un gracias, sin una mirada contemplativa. La muerte llega inesperada y esos seres se fueron dejando su fe en otros. Nos queda grande pretender que lo llenamos todo y que cabemos apretados. Ni aunque fuera posible sería un igual de condiciones, alguien quedaría pillado entre~medio o sin visión hacia algún punto cardinal…, y en el fondo carecemos de calidad para decir palabras de amor, para cuidar a otros y darnos con la humildad de re~conocer a los otros…, porque allí aún en un hábitat pequeño nos habitamos como seres colectivos.

•Denuncio•

A los que hablan por hablar.
A los que hurgan en la basura ajena
y le dan con eso de comer al siguiente.
A los que usan la voz para inspirar y luego
les gotean las manos por qué el puñal
lo perdieron en otro cuerpo.
Me falta flexibilidad para soltar el juicio
que los encausa en todos los males que denuncio.
Rasguen las guitarras, rompan el pentagrama,
arrojen las maldades con la que embisten
cada actuación.

•…mis muertos•

Quiero ser como la ardilla que se roba las nueces, sin remordimiento.
Ser el hambre que ruge en las llamas de las inquietudes.
Saciar la sed de los Ríos rápidos, terminar en la charca de aguas cristalinas.
Encontrarme con plantas caníbales, que sacuden a los humanos de sus pecados.
Quiero que las raíces me estrangulen el aliento, si me van a llevar al cielo donde habitan mis muertos.

•Nos privaron•

Nos privaron del abrazo colectivo, de las caricias necesarias.
Arrebataron de tacto fluido con la respiración.
Esta danza individual que hacen mis dedos sobre los cuerpos.
Nos metieron en cajas de cristales a vernos por cuadros delimitados.
Nos robaron los fluidos que emergen del cuerpo sin saturar al otro.
Nos quieren encapsular en la métrica de la exactitud.
Nos estamos durmiendo en el ridiculez de creer que el sentir de que no nos necesitamos a los demás.
Estamos inundando la vida de frases autómatas que carecen de grandeza, de pensares críticos.
Estamos entrando en la prohibición, donde solo se juntarán dos o tres hacer fiesta con nosotros.
Seremos muchos los rebeldes, los apuñalados por la espalda.
Nos vuelve a fallar la memoria colectiva, volvemos a lo sumiso, al conformismo.
A los lugares clandestinos para hacer revolución.
Almas caídas serán los charcos de dolor que volveremos a visitar.

•Cotidiana•

Flácida lengua me acoge en sus aposentos cuando el malestar se acerca.
Estoy detrás de las telas ocultas en el contoneo de los que no habitan ya este plano.
El viento se mece en mi cuerpo, el columpio es el festín de mis órganos.
Hierve sin fiebre el monte sabe a azufre un pico que dejó su filo en cuenco.
Aguas turbias que solo sirven para hablar del asco que provocan.
Garzas parada sobre mi cuerpo quitando garrapatas que ya están muertas de tanto veneno.
Los grillos de mis pulmones murieron con la indiferencia de mi pobre cotidianidad.

~…honrar el amor.~

Estar desde un lugar privilegiado podría ser estar dentro de lo que creemos que es hermoso. A veces, la vida te permite apreciar la dicha de otros por un pequeño espacio, incluso puedes ser invisible para el resto. Solo tú sabes que estás ahí en medio del respiro, de las risas e incluso hasta en eso que según la vida no te permite forma de saber… y puede que te tilden de que traes un sentir equívoco, o que te pasas la vida inventando historias. Por suerte, esta no me la invento, y si fuera un invento de mi imaginación le honraría para que me llevara a más historias así… que me inundara mi estancia de sollozos amorosos.
Le pediría que me dejara admirar más la sonrisa inocente. Sentir gratitud y abundancia en el ser son palabras muy grandes, emocionarme y sensibilizarme hasta puntos insospechados, ha sido un maratón de estar…, sin estar. Mis ojos se han derramado sobre el papel, sobre los árboles, bajo un cielo que solo lloviznaba. Me veo como la libélula con el alma volando en perpendicular al sol. Como un salto cuántico me invito a mi realidad y a quedarme aquí… a saber emocionarme, vivir la alegría como una estación en la que doy dos pasos al frente y bendigo la criatura, tres más y honro a su padre. Voy cinco de regreso a mi lugar. La vida me ha dado muchos privilegios, no quiero ser la egoísta que solo grita las inquietudes. Ni perderme en el tumulto de una multitud, porque tengo claro que detrás de todo esto hay un proceso de vida. Puedo seguir el pálpito del sentir aún cuando quisiera renunciar. Desde ahí, siento la gratitud de un día más… y era el día donde dos se afianzaban al amor, al crecer, a lo único a lo inseparable que es ser padre e hijo. Hoy, dejaron huella en el multi~uni~verso, de seguro muchos más niños hoy rieron aún cuando no tenían motivos, porque todo puede ser expansivo y bondadoso cuando de energía se trata.

~con admiración Aileen

•…mermelada fresca•

Tu vientre abultado revela
toda las hembras que te habitan.


Tu cabello enmarañado entre las sábanas
con tu olor a mermelada fresca.


Tu mirada absorta en mi piel re~tumba
en mis umbrales.


Tus pezones de chocolate
tan feroces y tímidos a la vez.


Tus piernas bañadas por tu gruta roja.


Manifiesto de mujer palpitante
exquisito placeres derramas
sobre mis instintos salvajes.