•~…grieta cuántica~•

Su cuello de espuma
los labios de sal.
Dos pezones ardiendo
sus manos de granizos.
Su ombligo hecho
de purpurina cósmica.
El magma re~corre la grieta
manifiesto de energía cuántica.
(. . .) intimidad se vestida de carmesí.

•~…grieta cuántica~• – (c) – ~Forever Aileen~

•Rabia•

Nos envían a enterrar las emociones como si fuera extraño sentirlas. La rabia también puede ser una fuente de energía para auto~descubrir las incomodidades que nos acechan la mente. Cada emoción habla de nosotros y para nosotros. Es colocar un espejo frente a lo íntimo y destripar el sentir. En una transición de dolor el desgarro suele ser el terremoto interior. No puedes detenerlo lo más que se podría hacer es tener sistemas de alerta para cuando venga el tsunami, socorrer los valores y a las personas que aprecias subirlas a una montaña de sensaciones indestructibles. En otras palabras salva~guardarte y también a esas personas. Hundir el sentir acallarlo no funcionará lo ideal es hacer una exploratoria de cada sensación incómoda, es hacer un auto~retrato de tu versión oscura. Descubrir que está ahí dando vueltas con unas ganas increíbles de salir de su jaula interior y tomar el control. La sabiduría que puede darnos cada emoción es un columpio que se mece entre la claridad y la oscuridad. Cuando bajas de ahí cargas la esencia de la dualidad, y de la sabiduría de conocerte un poco más.

•Rabia• – (c) – ~Forever Aileen~

•~…en mis letras~•

(. . .)
Desde un lugar sublime empieza a nacer destellos de luz, esa capacidad mágica en la que todos queremos creer. La necesidad de sentirnos especiales, aunque eso no vaya más allá de una fantasía. Que importa si el corazón se emociona por un instante me siento que rozo mi piel con la suavidad de los algodones, que importa si el estímulo llega y me pierdo en los adentros de la esencia. Todo sobre excitado. Es lo más parecido a sentir la plenitud, lo más cerca que estaré de la bendición, son estos instantes. ¡No quiero que acaben! Están emergiendo los aromas. Sentires imparables, son varios latidos los que están detrás de este parto creativo. Aún no ha visto afuera la vida, tiene tanto tiempo en la oscuridad absoluta. Temo por la fragilidad, sin embargo, confío que todo el tiempo que estuvo en el interior con la fuerza de la vulnerabilidad esta listo. Es una entregar con visión dolida, colmada de carencias, de batallas de rabias y sobre~todo lleno de amor, porque la vida es ese último respiro que cada noche entrego…, en mis letras.

~…en mis letras~ – (c) – ~Forever Aileen~

•Eterna•

Gris, tu ser sigue aquí como las hojas que despeinan los árboles.
Tu presencia es como la espuma que viene con las olas.
La esencia de un cielo nublado es saber que su densidad nos mojará.
Eres ese espacio silente entre una nota musical a otra.
Aquel sendero tiene tu huella y aún huele a tu cuerpo húmedo.
Cálida en verano desnudas a todo un bosque.
Cuando llega el invierno arrullas a los seres que contigo descansan en la eternidad.

•Eterna• – (c) – ~Forever Aileen~

•Rebeca II•

Ella, no quiere que diga más “maldita y rota” aunque mis grietas le parecen poéticas.
Dice: -eso ya pasó, que no me lo lleve al espacio tiempo del “ahora”.
Cómo le explicó que si me quito esas palabras de me caen dos pilares.
Cuatro tornillos sostienen la columna y una cajita de muerto separa el espacio de vértebra y vértebra.
Si el amor fuera hechizo consagrado a la bendiciones corporales ya me podrían declarar sana.
Ella, siempre oscila con los ramilletes de su corazón y la abundancia de su espíritu noble.
Rebeca, no conoces los límites…, trae a su sacerdotisa en el margen, la invita a hurgar más adentro eso la hace insaciable.
Deja una nota cómica sobre la camilla diciendo menos mal, que el péndulo anoche no reventó.

•Rebeca II• – (c) – ~Forever Aileen~

•Regalo literario•

Regalos con alma como lo es; una pasión literaria de Anais Nin y Henry Miller. Desenvolver el paquete y encontrarme con el libro que deseaba tener hace tanto tiempo. Esa amiga inolvidable desde el otro lado del charco conoce la debilidad por las pasiones de Nin. Quiere ver el brío de una espléndida sonrisa, un rostro invadido por la excitación. Huele a papel siento su textura, al otro lado un poeta enamorado por las memorias de Miller, se emociona; me invita a unas copas, a la misma vez estruja mis oídos con Jeff Beck, pareciera que esta noche la vida develó los secretos de sentir plenitud. Es un juego de puntos cardinales que nace en el Pacífico, pasa por los vaivenes de mis caderas caribeñas, llegan al estrecho de Gibraltar. Rebosa el espíritu, esta noche un vendaval me hará el amor. Sucumbiré en la a orilla Del Mar muerto.

•Regalo literario• – (c) – ~Forever Aileen~

•Dual•

He vivido en el subibaja de las emociones tratando de encausar el lado “positivo” y el lado “negativo”. Como si se tratara de una guerra sin estrategia alguna. No es cuestión de censurar una parte de mi existencia. Lo que no tenía que hacer era poner resistencias, ni aturrullar el sentir. Nadie puede retener la lluvia del cielo, ni las tormentas ¿por qué tendría que tratar de controlar la dualidad que me habita? Soltar el control es ganar en estima. Saber que la vida oscila da tranquilidad cuando se siente. El despertar del ser a veces es tardío, lo interesante es que en algún momento se integra. La serenidad parece ser amiga de todas las otras emociones tan conocidas y ruidosas. Cuando miro muy adentro y respeto el proceso todo lo demás en la vida parece expansivo, gratificante. La oscuridad me habita y está bien dejarla manifestar, con el estado consciente de que se irá. Convivir con la dualidad comprender sus vaivenes, ayuda a tener los objetivos bien marcados. El crecer es una constante como el respirar, no detengo su ritmo escucho con atención ambas frecuencia, y aprendo de todo lo que me habita.

~Dual~ – (c) – ~Forever Aileen~

•Rabioso y mortal•


(. . .)
Sembraron semillas de un árbol, en mis adentros.
(…) me rompe, cada cierto tiempo, para abrirse paso y echar raíces.
¡Más profundas!

Me vuelve a hacer trizas.
Me desbarata, se asegura de hacer aullar
los nombres, de cada una de las personas, que han tocado mi vida.

Mi tronco, no es frágil…
Por tanto, las raíces que salen de mi
médula espinal, deben ir más hondo.
Crecer hasta dejarme paralizada.

En el compás de mis días…
¡Para Florecer y Vivir!
Me sembraron con furias…
Llantos; arrebatos internos.
Y van surgiendo, brotes externos…

Estoy Agrietada, con la piel de cascarón arrugado…
Con las entrañas bien ceñidas.
Si me tajeas, para dejar tu huella en mi tallo, me podrías palpar claramente.

Sentirás mi aroma…, y al observar mi
corteza, brotará el zumo de mis lágrimas de leche.

Te conectarás con mi Espíritu…

~ Rabioso y Mortal ~

Seremos reflejos en un instante…
En el que me respirarás y habré de respirarte…
En ese momento misterioso,
que vislumbra lo eterno y lo fugaz,
tendrás en tus manos, el hacha.

Te miraré sin júbilo, ni vergüenza…
Me dormiré con el soplo de la brisa;
con el sonido de mis hojas.

Con la risa de algún niño, perpetuada en mi alma…
En esos juegos a mi sombra…
Rodeada de amantes, esperando el atardecer.

¡Estoy lista…!

Esperando ser podada de mis plagas.
Por mis apegos…, por mis gritos.

(. . .) al fin, seré Libre, de éste Maldito Dolor.
Qué me hace suicidarme y re~nacer cada ciertos días.

•Rabioso y mortal• – CC by-nc-sa 4.0 – ~Forever Aileen~

•Palomino•

Años mordiendo el lápiz que aún sigue dando vida a sus letras, aprieta los puños estruja el papel justo antes de empezar escribir. Mete el dedo índice en el ombligo lo inhala y suspira, deseo hipnótico de su pulso. Agarra los pulgares de los pies y los lame. Es el talento del estiramiento, se inclina hacia atrás, cierra los ojos, mueve el cuello con rudeza hasta que se astilla. Se impulsa hacia adelante toma su lápiz “Blackwing 602”. Con maestría empieza a escribir, con tales manías no puede faltar el vicio imprudente de los excesos. Puro con sabor amaretto encendido, su primera exhalación es expulsada en forma de círculo, y va a parar contra el papel viejo teñido de cenizas. El licor a la espera de su tercera jalada del cigarro, no antes, no después. Saborea lentamente primero en sus labios, luego abre un poco más, se permite arder, traga haciendo sonidos guturales. Es todo un espectáculo presenciar su implosión de su creatividad espesa. Sus ansias de amalgamar la existencia que quedará en la huella de su larga trayectoria.

• Palomino • – (c) – ~Forever Aileen~

Sin pronunciarlo.

Del baúl de los recuerdos…

Te conocí en mi inicio en la red, para el 1998, tú eras de México, yo de Puerto Rico.
Nos hablábamos por los famosos “Chat” y tú buscabas algunas líneas telefónicas para llamarme, nos hicimos grandes amigos cibernéticos…
De pronto nos despedimos antes de tiempo,
nos prometimos en esta u otra vida o quizás
en otros planos reconocernos y darnos el abrazo
que tanto anhelábamos, lamentablemente tu tiempo había caducado.
La vida me mando a sepultar los sentimientos
nos negó algunas posibilidades y algunas aventuras.
Solo nos dejo la esperanza de la existencia de otro plano diferente a este, te despediste con una sonrisa diciendo en la próxima nos encontraremos y no la fallaremos.
Sin pronunciarlo nos quisimos más allá de lo que la vida nos permitió.

8 de agosto de 2012