•Llegó Diciembre•

Llega diciembre empiezan las celebraciones y las limpiezas de fin de año…, renovar energía siempre es bueno. A veces olvidamos hacer la limpieza interna, la de los recuerdos, la de los archivos en la computadora con esas imágenes de ese algo que viviste que ya no te representa. Si bien son bueno los recuerdos, también es bueno vaciar la memoria. Re~comenzar con nuevas ideas, tener espacio para que entre todo lo que viene a continuación con esa versión que eres hoy, ahora… que de seguro no es la misma que hace uno o dos años atrás. Vaciar es encontrar rupturas que te habitan y puedes ver fluir todo lo que transita por la grieta. Puedes mirar como fluye todo y quedas en quietud. Porque sabes que ya pasó… que esa grieta tampoco te mato, que todo eso vivido está ahí como una aventura más de tu vida. Y qué hacer con lo bueno esos que se idealizan con el tiempo, con las ganas… “como si lo que hubiera sido” fueran eternos… esos solo te re~crean la fantasía y te conecta con las energías positivas.

~Alegría~ ¡buen inicio de Diciembre!

 
Llegó Diciembre
(c)
~Forever Aileen~

•Cuando no me dejo sola…•

No dejarme sola ha sido una de las más largas transiciones. Suena un poco absurdo sabiendo que siempre necesitamos de nuestro cuerpo, para andar, para sentirnos, pero cuando no sabes llevarlo bien… te dejas sola. Dependes y te pegas a otros como garrapata hambrienta. Hace muy poco tome la decisión de no dejarme sola nunca más…, dejar de necesitar el bastón emocional de otros. Estando en mi posición vulnerable donde son más días que necesito ayuda con mis asuntos físicos es mas difícil… Saber dónde colocar bien esa distancia que no se vuelva dependencia…, esa que termina acribillando al otro y por ende a mí. Hacerme responsable de mis problemas físicos, mentales y espirituales. Afrontar lo que puedo, hasta donde puedo. Aprender a disfrutarme hasta donde me es posible, prometiéndome no dejarme sola nunca más… para que cuando lleguen los días de las recaídas físicas y mentales sean menos dolorosas.

(. . . )

Cuando no me dejo sola, acepto el ciclo de mis enfermedades.

Cuando no me dejo sola, disfruto del silencio que sobreviene después de una recaída.

Cuando no me dejo sola, aprendo que luego de un dolor de una parálisis total de mi cuerpo, lo acompaño, sabiendo que quizás dentro de unos días volveré a caminar.

Cuando no me dejo sola, nutro mi espíritu de buen contenido, de arte, de lecturas, etc.

Cuando no me dejo sola, no me lastimo, me cuido me mimo, re~creo la paciencia.

Cuando no me dejo sola, me empiezo amar, a comprender.

Cuando no me dejo sola, re~comienzo cada día con ilusión y amor.

 


cuando no me dejo sola
(c)
~Forever Aileen~

•Violadores de Fe•

Fueron muchos los enfermos que escupieron sobre otros cuerpos.

Los que masticaron las coyunturas adolorida de los dementes.

Dios no entraba a la salas de los asfixiados.

Parecería que él perdió primero la Fe en los humanos.

La prepotencia sórdida salía, como las cucarachas y los ratones a oscuras.

Las migajas de los lastimados eran el banquete de los que se amanecían.

No usaban ataúdes se comían unos a otros, mientras más miseria…, más gozaban.

Eran personas punzantes, con el veneno en la lengua, con bacterias en el cerebro.

El virus de la maldad se reproducía, como los altares al anti~cristo.

•Como entro a la iglesia•

Me atrae el olor a incienso, las llamas de las velas haciendo bailes.

Esas sombras que forman figuras logran excitar mi imaginación.

La voz del que guía el culto me penetra hasta lo más profundo.

Soy pecadora por eso no me avergüenzo de contar que frente

al púlpito, gimo mis placeres…

Contoneo mis caderas en cada alabanza.

No sé si es el Espíritu Santo que entra o son los demonios que salen.

No voy ebria, pero me siento embriagada.

No voy fumada, pero me rodeo de humo.

No creo en Dios, pero veo la divinidad al sentir los orgasmos.

No juzgo quien le puso sexo al creador, pero porque privarlo de que fuera femenino.

No alabo su trono, ni sus milagros, pero esta obrando uno al hacerme sentir viva.

En esta contrariedad…, me clavo a la cruz siento que está tan oxidada como yo.

•~…no siempre~•

No siempre te pueden decir frases que sustenten todo.

A veces te romperás, no importa cuanto optimismo tengas en el interior.

Hay que dejar de hacer una oda de que todo se consigue.

No se trata tampoco de que no lo intentes.

Los milagros no son como nos hacen creer, no son para todos.

En ocasiones no llegarán, no pasará todo con un propósito divino.

Asumirlo, asimilarlo, sentirlo…, vivirlo, experimentarlo es fraccionarse.

No de todo se sale, tampoco a todo se entra.

Puedes anhelar ser una estrella, y solo te quedarás con el brillo de una noche en la que te disfrazas.

No todos los escenarios están disponibles, ni se abren las puertas cuando vas hacia ellas.

Serán muchas las veces que te escupirán, y unas cuantas otras las que te caerá lo mismo que tiraste hacia otros.

No todo el mundo baila con lo pies, ni caminan con ellos…, aún así aquí estamos.

En la vida…, sobre la tierra, girando junto con ella aunque a veces nos sacude sino te saca con su movimiento, si no te fuiste con el tsunami, con el huracán, con sus cambios.

Tendrás que seguir experimentando con sus movimientos inesperados con los que podrás y muchas tantas veces no.

Y no pasa nada…, en el transcurso duele mucho, lloras te sacudes, y si aún no has muerto vuelves a empezar.

~…mutar~

¿Alguna vez has tenido una flor de frente?

¿Cuánto tiempo pasa en que sientas su fragancia?

¿O cuánto tardas en que puedas sentir la fragilidad?

¿Puedes ver el camino que recorre una hormiga con alguna migaja?

¿Podrías describirlo?

¿Sabes como es la mirada de algún ser que aprecias?

¿Podrías hallar si esta dichoso(a) o si la tristeza esta noche le visitó?

¿Podrías describir las grietas de tu edad?

¿Conoces tus poros, tus venas, tus respiraciones agitadas?

¿Sabes? …,partes de ti más allá de lo que refleja tu espejo…, cambiaron.

Mis formas; mis grietas, mis canas, mis poros dilatados, y mi alma han mutado.

Si te detienes a observar bien a los que aprecias también… ¿y tú?

Centellear

Llegué para las caricias
parecían escasos los apretones de mano.
Aún así no nos perdimos.

Me encontré con tu ultima sonrisa.
Con el roce de tu voz tenue
dictando palabras amables.
Nos miramos sin parpadear
antes del último adiós.
Sin temor…,
sabías que te volvías al polvo.
Esta noche las estrellas danzan
con su titilar alrededor de la luna.
Solo puedo sentir tu presencia
e infinita gratitud.