•Jóvenes•

~…¡Gracias! Por no salir corriendo, por no rendirse.

¡Gracias! Por comportarse, por los momentos de silencios.

¡Gracias! Por alzar la voz cuando se debía.

¡Gracias! Por decir, hacer y estar presente. Por los tuyos, por los nuestros…

¡Gracias! A todos los participantes que diariamente durante doce días consecutivos.

Puerto Rico nos queda mucho por hacer… a celebrar y a recordar este día largo, que culminó con una gran noche.

•Des~unión•

Tinieblas en el interior.
(. . . )
Ella, vive en la cúspide
donde los pájaros maligno
sobre~vuelan.
Hace hechizos para los
pobres de alma.
 ~Todos le temen~
(. . .)
Pensando que es ella,
la que trae la neblina.
Lo único que hace es
tragar~la, para liberar~los.
A bajo en el valle juegan
los sirvientes, parecen
inocentes…
El fuego se consume,
los seres crean espirales de colores.
Los pájaros son el puente
que los guía hacía la sanación…!
Todos quedaron
Ungidos en un mundo
….Inconexo!

Ricardo Rosselló

Señor Gobernador;

…¡para, para!

Creo que debería de volver a reformular el inicio, vamos a dejarlo en Ricardo Rosselló. Tengo los dolores más punzantes que de costumbre, y sí se puede decir que la indiferencia no es mi fuerte, porque las noticias me afectan. Aunque a usted como a otros le alimenten el morbo, y la satisfacción entre otras cosas.

Quisiera estar allí…, juntos con los demás que hacen sentir su voz. Con mi andador de cuatro ruedas, y con el aparato que uso para caminar. Resulta que toda emoción hace que implosione los dolores, y los nervios. Usted y sus “amigos” le gusta mofarse de las personas obesas, aquí tiene una, también con discapacidades.

Crecí entre personas tan insensibles llamándome gorda entre muchas otras cosas, así que tengo las cicatrices supurando, usted se encargó de lacerarlas burlándose de personas con obesidad mórbida y también con discapacidad. ¿Qué se puede esperar? Si usted hacía semejantes comentarios sobre las personas que perdieron la vida después del Huracán María. Después que se dieran a conocer tales vejaciones, le sumó toda clase de adjetivos a las personas, hiriendo la sensibilidad del colectivo LGBTT. Que de por sí bastante aguantan en su día a día a la sociedad que es bastante intolerable. Pisó la dignidad, la lucha, la integridad de las personas, olvidando que fue el Pueblo el que le otorgó el beneficio de ser el gobernante.

Usted dice que puede entender qué hay personas que no le perdonen, y otras que sí. Efectivamente cada cual en esta vida es libre de sentir, pensar y expresarse como guste, para mejor ejemplo tenemos sus acciones. Usted con sus decisiones nos está lacerando mucho más las heridas a todos los que habitamos esta Isla. Insiste en su postura, nos quiere tratar como personas irracionales, bueno usted mismo sabe lo qué expresó. Cito: “Cogemos de p….. hasta los nuestros”.

El daño que nos ha causando a nosotros que no aceptamos su comportamiento, nos quedará en el recuerdo, pero a quienes le arderán estas cicatrices, será a su propia familia que son los que no se podrán desvincular de la vergüenza. La familia es un apoyo inigualable e irrepetible.

Los días y los años seguirán pasando y con ellos los juicios de las personas con dos tipos de memoria: “los que perdonan y no olvidan” o “los que no olvidan, pero perdonan”.

Triste con el paso del tiempo los mismos improperios, abusos y falta de respeto les acompañarán, y duele…, soy humana, que he sufrido demasiados desprecios de la sociedad a sí que sé lo que se siente. Aunque lo mío ha sido por ser gorda, y desde hace seis años discapacitada. Créame que allá fuera es muy duro, soportar ser el punto de la multitud, no es como un “chat” desgarra el alma.

Usted trasgredió comunidades y sus sensibilidades, por eso estando en pleno siglo XXI, aún se tienen que usar palabras como “luchar”, y hacerse sentir con más fuerza, cuando el respeto y los derechos le corresponden a todos.

No puedo sentir respeto por usted como político, como persona no puedo ser indiferente que debajo de todo esas capas, y errores habita un ser vivo que en algún momento se sintió desdichado que ha tenido que recurrir a la violencia escondida. Todos de alguna manera fallamos, pero no todos tenemos la responsabilidad que usted eligió. Y digo eligió porque se basa en que el Pueblo lo eligió, pero le aseguró Rosselló, que si nos hubiera mostrado la intimidad de sus sentires no fuera el gobernador. Ahora el Pueblo está en la calle haciéndose sentir. No he usado en ningún momento las mismas expresiones hirientes, y eso no significa que no sea una mal hablada, o que no me falten modales…

Bajo mi criterio usted continúa insultando nuestro intelecto dándonos contestaciones repetitivas y evasivas. Eso no nos tranquilizará ni nos reconfortará el espíritu. Lo que se siente de este lado es que vuelve a faltarnos nuevamente el respeto.

Mis humildes palabras quizás no traspasen ni su portal y mucho menos su sensibilidad, y tampoco cambiará su postura.

Así que me despido manifestando mi indignación como muchos otros seres que habitamos este planeta.

~Aileen Rivera Lasso~

17 de julio de 2019

#rickyrenuncia

~Sin molde~

Soy,
…la matriz de una flor
que no germina.
El rayo que no ilumina.
Soy,
…el ave que no
levanta su vuelo.
La abeja que no
va a su colmena.
Soy,
una frase incompleta.
Una cancion con malas
notas musicales.
El verso lleno de cacofonías.
Soy,
la cumbre en sequía.
La cueva sin estalactitas
Soy,
un cielo nublado
un vientre vacío.
Una barriga sin ombligo.
Soy,
un cráter en el sistema.
La errante justicia ciega.
Soy,
espíritu vagabundo
falto de todo…
Emergí de la tierra
y me llaman…
¡Ser Humano!
~Aileen~

~Órbita Celeste~

Tiemblan mis entrañas.
Los ruidos del uni~verso,
zumban haciendo eco
en mis vacíos existenciales.
Estelas brillantes, rodean
mis curvas, viajan en fuego;
hasta que hacen contacto
con mi Ser.
El agua de mis adentro
un constante derrame.
Esparciendo esferas
que se desvanecen…
~((Des~ple~gan))~
Globos de helio, que se pegan
al techo de mi habitación fría.
Se revientan con mis rabias..
Y mi voz, se vuelve aún más
extraña…
Respiro el absurdo instante,
desorbitado de mi mundo
lleno de dudas…
Un cuerpo Celeste vagando
en mis turbulentos sentires;
muero en el intento de agarrar~me
a lo Eterno….
~Efímera quimera~.
Y le digo a mi corazón,
no llores, las lágrimas nunca
traen a los seres inter~galácticos.
No te lamentes, tonta…
Todo se acaba.
No te aferres que nadie te abrazará
la herida…
No maldigas, lo que no puedes cambiar,
que aceleras las partículas y la destrucción.
Concéntra~te, da vuelta dentro
de la órbita correcta, y vuelve…
¡Al Amor! 
~Aileen~

~Silencio~

Instantes efímeros de ausencias.

Mi mar, mi barca, mi lecho…

mi ser atado a su ancla, a su timón,

a su viento fresco…

Vivo encadenada a la música

de sus adentros, a la melodía intrínseca.

Respiro su aire colmado de fulgor.

Nacen mis rebeldes acordes.

Mi pentagrama está listo para que le grabes

notas y signos musicales.

Estoy entre medio donde surge

la corchea, y la semi~corchea eterna…!

~Aileen~

•El Diario de Reena•

Le daban tres franjas de luz
sobre sus pezones.
Sus cachetes rojizos
llenos de pequeñas pecas.
La comisura de sus labios
invitación constante.
La curva de sus caderas perfecta,
entonan el acorde con el que soñaba
en mis noches.
Su vientre un vergel florido,
su ombligo perfecta oscuridad
que conduce hacia su centro amoroso.
Entrecierra los ojos,
me besa las heridas,
arqueo mi espalda.
~Ofrenda del respiro~.
Benditas manos femeninas
que quitan el llanto del tiempo,
del desprecio, y la miseria de mis adentros.

~Pre~sentir~

Rodaban los caballos de la feria, las apuestas estaban echadas, esta noche uno de los dos iba a ser “castigado”. Era un simulacro como todos los días que habían fiestas patronales, en el bar unas cuantas drogas el arrebato justo… y luego de vuelta a la casa. Cada uno escribía una cartas quien perdiera le tocaba entregar la carta al otro. Iban arrastrados entre risas y sustancias, discutiendo de quién había ganado. Gané decía él a viva voz. Ella, gritaba no gané yo, y lo sabes, no seas insensato. Vamos Yeye reconoce que gané, lo sabes bien que yo acerté con el número seis. Sabes que es de mala suerte, que hoy cuadra con lo que pasó hace trece años, la tragedia del pueblo, por favor déjame como la ganadora. Déjate de tonterías, trae la carta, déjala afuera, sabes que no pasará nada, ella le ruega y le dice: tengo la certeza que hoy moriré, ¡por favor, por favor! Si tú fueras el perdedor no te pasará nada. Él le vacila creo que no escribiste la carta, y por eso quieres ser la ganadora. Te juro que tengo la carta escrita lo que pasa es que tengo el presentimiento. Déjate de tus bobadas. Deja la carta sobre la mesa y ve a bañarte voy a buscar la caja. Ella vuelve a pedirle… ¡No lo hagas! Él abre la puerta que da al sótano, estando abajo le grita; Yeye no está la caja. Empieza a maldecir esta maldita mujer tramposa, porqué quiere cambiar las reglas del juego. Dónde la habrá metido, sigue buscando. Sube furioso, no encuentra la caja en la cual el perdedor se tenía que meter adentro por esa noche, mientras el otro hacia el simulacro del funeral, al mismo tiempo leyendo sus últimas palabras. Yeye desapareció, y la caja también. Él, enfurecido siguió bebiendo, maldiciendo e ingiriendo drogas. Quedó rendido en el piso de la cocina. Eran las siete de la mañana cuando despertó buscando a Yeye. Era muy tarde para ir con sus compañeros a pescar. Desde su casa se veía la orilla, como es verano no le sorprende tanta multitud. Lo que llamó su atención era los policías y el rescate. Bajando la pequeña calle que lo llevaba a la orilla sus amigos pesqueros le miran con asombro.

¡Yeyeeeeeee!

El cuerpo en la caja en forma de tumba… la escena ya de por sí era extraña. Dentro en la tapa decía: te lo dijo cabrón.

Lloraba no haberle dado importancia a los presentimientos de su Yeye, que nunca fallaba.

~Aileen~

~La brasa del tambor~

El ritmo del tambor ancestral
retumba el pecho del mestizo.
Los cuerpos danzando
la intensidad del viaje astral.
Los amantes tienen el fulgor
en la sangre…
Ellos, se adentran al contacto
son tempestades de tormenta tropical.
Sumergen sus delirios,
caen sus sudores sincronizados.
El éxtasis se manifiesta
en cada criatura viva.
Danzan las alas de las aves.
Y los enamorados
terminan su acto celestial.