•…tramo final•

Me urgía el adiós
que se quedó en la garganta.
El abrazo inconcluso,
las conversaciones pendientes.
Un tumulto de decires me quedan aquí,
en conjunto con lo más esencial.
Me quede rota
sin poder acompañar tu tramo final.
Sin hacer una plegaria en tu oído,
para que sintieras el afecto.
Nos quedamos con los compromisos encimas.
Se quedó el sollozo de la familia,
el espanto del sonido que anuncia el fin.
Como sostener lo impredecible del instante,
me queda la fuerza de sentirte…
Adentro, muy adentro…,
aquí donde ni la muerte puede apartarte.
Con el influjo de la energía y del amor
mantengo ese algo de ti vivo.

•…de piernas abiertas•

Dejó su zapatillas de ballet por unas sandalias de playa.
Dejó sus pinceles con los que soñaba paisajes perfectos.
Dejó el maquillaje en el primer basurero que se cruzó.
Dejó las palabras extravagantes, con la mitad de su ropa.
Se fue con maleta liviana…, a encontrarse con la playa.
A encontrarse con los paisajes reales.
Ahora, la maquilla el sol, la peina el viento.
Anda casi semi~desnuda, la viste el brío de los días.
Se ve cuasi perfecta en las noches sin luces artificiales.
Ahora…, ríe sin el whiskey, y sin el vino.
Se siente embriagada y penetrada por la vida anda de piernas abiertas.

•…besar y versar el alma•

Deslumbró mis barrotes
esos que yacían en la penumbra,
de mis goces pélvicos.
Allá donde mi cuerpo
se sentía seguro y saciado…
No tocó un pliegue de mi cuerpo.
No me regalo una sola caricia física.
Ni tan si quiera mojo mis labios.
Sin embargo, me Rocio la Vida
con detalles.
Me dibujo un corazón;
sobre mi lado izquierdo donde
el latido es verdadero.
Me posó sobre el vergel, de su mundo.
Me trajo piedras escritas con cunjuros de ((Bien~estar)).
Me envió cartas secretas.
~Palabras codificadas~.
Me vistió de pétalos,
ofrendó su tiempo.
Su mirada sostenida
con la mía un llamado a lo auténtico.
La compasión de su Sabiduría,
que se esconde en la comisura
donde termina su sonrisa.
La inmensidad de su Ser…
Enamorada, y ésta vez descubrí
que era capaz de Sentir…
La energía me puede, me supera,
me hace crecer.
El amor; te hace besar y versar
el Alma del ser que Amas…!

•…hacía otro lugar •

Te fuiste cuando más palabras amorosas pronunciaste.
Entendí que necesitabas ir con tu cuerpo, con tu auto~sanación.
Cerraste cuando apenas se abría, sentí miedo claro…
Los humanos nos enseñan a poseer y no a ser.
Cuando saliste tus palabras fueron hermosas, con tu voz dulce, tu encanto femenino.
No fui más a ti…, aunque te piense cada día, prefiero verte en la lejanía.
En acciones…, con el adiós disperso.
Aunque cuando se está adentro, jamás se despiden las almas.
Tu cielo, tu vuelo, tu esencia…, tu arte.
En silencio procuro conectar con el pálpito.
Allí, aquí y siempre viva y sonriente.

•…re~surge la gratitud•

La gratitud no es lineal…, aunque se expande.
Se contagia como tantas cosas en la vida.
Puedes elegir cuando dar apertura en tu espíritu.
Tener hambre en las entrañas colma el ser de valor.
Las vivencias se mantienen arraigadas al pertenecer.
Sin embargo, cuando más se suelta…, más adentro llegan.
Se caen creencias…, como quien deja caer la labia para conquistar.
Acercarse a la plenitud es algo muy similar a experimentar que sigues aquí encarnado.
Con un derroche de oportunidades, que ni tan si quiera podemos seleccionar cuál es mejor que otras.
Todo re~surge…, porque la Magia se hace con actos, y con palabras.
Si dejas que la gratitud se aposente en lo más íntimo…, un día te levantas y el jardín ha florecido.
Cuando sientes gratitud, recibes más y más valor, energía y amor… de eso que jamás se podrá calcular.