~Rememorar~

 

Existen recuerdos
como ráfagas de tormentas.
Abrir el baúl sirve para iluminar
como el relámpago, para saber quien eres,
y de donde vienes.
Las remembranzas
más grandiosas se resguardan en el alma.
De allí no pueden escaparse,
y por suerte tampoco se pueden exhibir.
Entiendo porque las personas
creen en un Dios invisible.
Porque la esencia del ser humano,
cuando lo aprecias con sinceridad
lo honras para siempre.
Estamos entre~tejidos con hilos invisibles,
como lo son las sensaciones del espíritu.
El tacto con algunos recuerdos
nos conecta con nuestra fragilidad.
Quizás esa sea la comunión más humana,
y lo que pocas veces nos aventuramos a dejar ver.
~Aileen~