•Vetusto•

Se derriten las escarchas de tu ser.

No tengo el frío que necesitas para mantenerte a salvo.

Mis vientos cálidos deshacen tu cuerpo,

prendo el fuego que te hace enfurecer.

Te vuelves espeso, ardes en ácido…

toda tu nieve cae derretida.

Sedienta de ti, voy bebiendo…

Avivando a la hembra salvaje

relamo tus espacios.

Te voy matando sin intención,

solo por el gusto de tener tu ancho filo dentro de mí…

Pese a que llegues como líquido rancio.


•Vetusto• –
(c) –
~Forever Aileen~

•Selvática•

Estrujada…, revolcándose sobre las hojas secas.

Rodeada de raíces enormes con el cuenco derramado.

El reflejo de la luna sobre el agua…

Salvia prendida ahuyentando las energías de los extraños seres.

Las miradas de los hambrientos brillan, igual que las pupilas de los búhos.

Se revuelca salvaje sobre el tallo del tronco doblado.

Toma de la copa, roza el hongo con sus labios…, lo humedece.

Inhala del humo…, gime un poco más bravía que ayer.

Columpia sus anhelos con la ventolera que despeina su melena, y a la misma vez la posee.

El ritual de la noche termina con el éxtasis de los pájaros cantando, picoteando de sus pezones ya despiertos.


•Selvática• –
(c) –
~Forever Aileen~

~…de flores~

…de su frescura y suavidad, aprendí el lenguaje del movimiento con el viento.

…de sus colores y geometrías, la elegancia y transparencia.

…de su sincronía, aprendí el respeto a la vida y al tiempo de los seres vivos.

…el renacimiento, sin importar las tempestades, siempre con brío.

…de su sencillez, el encanto para relucir la esencia , aunque ante los ojos de un mundo obsesivo de conocimiento, y de avaricia, parezca perder los brotes encantados.