•Ciclón•

(. . .)
Baja presión atmosférica,
vientre hambriento.
Vientos sostenidos
giran de sur hacia el norte.
Cruje la grieta al sentir
la embestida del huracán.
Sacudido el monte
los espíritus se refugian
en el lado izquierdo.
Rebosada la hendidura,
se deslizan por la entre~pierna.

•Mujer aguacero• ~Por Belén Bueno

La mujer que no dormía
fue en busca de la luna.
Con el dolor en sus huesos,
encontró el abrazo feroz
de la lluvia
en los zapatos.

La mujer que no dormía,
camina la calle mojada
despacio,
Se abría camino,
despacio,
con el alma cansada.
En círculos
se abría a pedazos,
camino a la luna
camina.

El astro Estaba callado.
y en los cielos, Aguacero.

Y No la pudo coger,
Ni tan siquiera una foto
Ni tan siquiera un destello.
mi dulce oscura
oscuridad.

La mujer que no dormía
Llegó tarde, de madrugada.
Con el dolor de sus pasos,
En círculos, sobrepasada.
Cayó rendida a su cama.
Ni tan siquiera
Tenerla,
Luna aguacero de abril.
Y durmió el viento,
Y durmió ella
y durmió el sueño también.

Esta mujer se despierta
las 3 y media otra vez.
“¡Vida! ¡ Dime!
¿No puedes caminar?, Pues ¡caminaré!

Volvió en medio a la calle
desafío y pasión
su mirar.
El pulso temblaba lento
Los pies descalzos,
un balanceo.
La cámara en mano,
La oscuridad nublando..
un disparo y la captó.
Más bella y plata que nunca,
más viva y se siente cerca.

Gracias mujer aguacero.
por el cielo que compartes
por la luna ya en tu mano.

y este abril en todas partes.

Escrito por Belén Bueno. ¡Gracias por este regalo!

•Sentires Espirituales•

Espirales y respiros.
Unidos por sus latidos
el pálpito de lo efímero.


Un suspiro aletargado
se despierta en un pecho
inquieto…, que ruge amor.


Siete notas musicales,
se incrustan en su alma.
Siete colores ruedan
por su columna.


Siete espíritus le conectan
con la energía esencia
de su existencia.


En los cuatro punto
cardinales elementos vivos.


Al otro lado de la calle
se escuchan cantos celestiales y las risas de las personas.

Ser parte de…

Verso…,
no te conozco como quisiera,
quizás algunas veces nos hemos cruzado.

Muchas veces he sentido que me penetras
las entrañas al compás del vaivén del mar.

Poesía…,
tus métricas me han roto los esquemas,
en ocasiones tu sensualidad
me envuelve desenredándome
la melena con el viento.

Haiku…,
medito en tus elementos,
la brasa de tus líneas cortas
enciende mi hoguera.

Poetas…,
de los mundos oníricos,
insaciables buscadores de múlti~galaxias.
Sus manos de tinta embriagan mi sexo de pasión.

Sé que no te conozco del todo,
pero en mi uni~verso me siento parte de ti.

Nací con el propósito de honrarte,
y apretar mi pluma hasta que mi sangre
se vuelva parte de tu vuelo infinito.

Ser parte de… – (c) – ~Forever Aileen~

•…fuero•

No quiero que se me suban las hormigas.

Si tengo las piernas abiertas es porque estoy sobre el tronco…

No porque espere el desfile de hormigas avanzando a mi vientre.

Me gusta sentir las cosquillas en mis adentros, y el fuego ardiendo en las entrañas de mis pertenencias más íntimas.

Lo que no quiero es que me coman más pedazos por más corroídos que estén.

Me late la atmósfera de mis mundos paralelos.

Se sobre~vienen el derrumbe de mis puntos cardinales.

(. . .)

Espero con quietud, el terremoto que hará de mi mar, un tsunami.

~Fuero~ – (c) – Aileen Rivera Lasso

•Diluir•

(. . .)
al pronunciar su nombre
re~sequedad en la garganta.
Aparta la mordaza,
le humedeces sus quejidos…
Los pezones re~escriben
el placer sobre su piel.
Balbucean al compás
de sus contoneos.
Su cuerpo de fuego canta.
Las manos embisten sus anhelos.
El pálpito cuasi perfecto
en la hondura.
Deshacen los ardores,
se desvanece la escarcha.
Enraízan la respiración,
y el deseo de morir juntos.

•Diluir• – (c) – ~Forever Aileen~

•Signo lingüístico•

Enamora los puntos con inteligencia.
Escribe los suspensos en el borde de sus labios,
que destilen los poros.
Usa los signos de interrogación,
para abrir el dique que mueve,
y domina las entrañas.
Recrea el lenguaje del tacto,
en el instante que aparecen los signos de exclamación.
Los versos se desenredan en la curva de las letras viajeras,
sobre la silueta que hacen eternidades en las caderas.
Añade diéresis sin sentir vergüenza,
que cada gemidos sea ungido por un punto
y coma; que enaltezca la pausa celestial.
No finalices sin antes volver a embestir
la lujuria con notoriedad y expresión.

~Jardín húmedo ~

(. . .)
Te acaricio con los pétalos
de la rosas que giran
en tus entrañas…
He ido al jardín de tus adentros
buscando el aroma perdido…
Fui corriendo a tu santuario interior
desnudando tu alma, gritando tu nombre…
Te buscado en el suelo, en el aire;
hasta en el firmamento de tu ser…
He buscado las cenizas de este amor
suspirando por tus rincones,
anunciando la lluvia que empapa mi alma…
Voy tocando tu flor que gira y gira suavemente
sus espinas rozan mis dedos.
Salpica un poco de sangre dulce y amarga
va marcando nuestro encuentro
se destilan en lo profundo de tu ser…
Froto mis manos por cada uno de tus pétalos
por tu jardín húmedo que invita a quedarse por siempre…
Algunas flores se deshojan de tu ser,
caen delicadamente rozando mis adentros…

¡Ay Delirante amor!
~Aileen~
23/mayo/2013