•Mujer aguacero• ~Por Belén Bueno

La mujer que no dormía
fue en busca de la luna.
Con el dolor en sus huesos,
encontró el abrazo feroz
de la lluvia
en los zapatos.

La mujer que no dormía,
camina la calle mojada
despacio,
Se abría camino,
despacio,
con el alma cansada.
En círculos
se abría a pedazos,
camino a la luna
camina.

El astro Estaba callado.
y en los cielos, Aguacero.

Y No la pudo coger,
Ni tan siquiera una foto
Ni tan siquiera un destello.
mi dulce oscura
oscuridad.

La mujer que no dormía
Llegó tarde, de madrugada.
Con el dolor de sus pasos,
En círculos, sobrepasada.
Cayó rendida a su cama.
Ni tan siquiera
Tenerla,
Luna aguacero de abril.
Y durmió el viento,
Y durmió ella
y durmió el sueño también.

Esta mujer se despierta
las 3 y media otra vez.
“¡Vida! ¡ Dime!
¿No puedes caminar?, Pues ¡caminaré!

Volvió en medio a la calle
desafío y pasión
su mirar.
El pulso temblaba lento
Los pies descalzos,
un balanceo.
La cámara en mano,
La oscuridad nublando..
un disparo y la captó.
Más bella y plata que nunca,
más viva y se siente cerca.

Gracias mujer aguacero.
por el cielo que compartes
por la luna ya en tu mano.

y este abril en todas partes.

Escrito por Belén Bueno. ¡Gracias por este regalo!

•Des~mesura•

Suena platónico
hablar de danza cósmica.
O decir que las Estrellas
solo titilan cuando oscurece.
En tu mundo oscuro,
soy un planeta deshabitado,
que estremece con tus manos.
Buscas conocer los desaciertos
de mi piel imperfecta.
Tu boca narra con elocuencia
los verbos que desconocía.
Soy un mapa estrujado por las cicatrices.
Aunque tus ojos no las ven…
Al entrar en contacto sientes el gemido que produce
mi ser cuando me palpas.
No ves mi color de piel,
pero sabes como es el grosor
de mis labios cálidos, al deshacerlos.

(. . .)
Desarrollaste más otros sentidos
no solo el de los aromas y el oído…,
tienes la sensibilidad para saber
cuando se emociona el latido.
En tu mundo ciego,
soy una nota que llena de vibración
tu estancia.
Tú para mí eres el astro que calienta mis días.

•…se deshace mi malecón•

(. . . )
Aguantar dentro el torrente…, quema.
Aguardar en silencio corrompe la cordura.
Nací muda…con los años me hice de una voz tenebrosa.
Tanto sentir corroe las venas y quiebra mis huesos.
Necesito soltar el alarido de mis ovarios…
De tanto agarrarme me arranqué las pezuñas.
Tengo la grieta con el rumor de mis fluidos…
Fiebre acumulada en mis pezones, ardores en las coyunturas de la pelvis.
Estoy mordida por dentro de hacer resistencia, el dique está apunto de reventar.
El fuego me posee, los latidos me tienen esclava del deseo, las hormonas revueltas claman su nombre…
Mi tajamar se derrumba, aunque el tiempo lo vuelve sordo de mi…

•Sentires Espirituales•

Espirales y respiros.
Unidos por sus latidos
el pálpito de lo efímero.


Un suspiro aletargado
se despierta en un pecho
inquieto…, que ruge amor.


Siete notas musicales,
se incrustan en su alma.
Siete colores ruedan
por su columna.


Siete espíritus le conectan
con la energía esencia
de su existencia.


En los cuatro punto
cardinales elementos vivos.


Al otro lado de la calle
se escuchan cantos celestiales y las risas de las personas.