~…musitar~

“No puedo hablar con mi voz sino con mis voces”. ~ Alejandra Pizarnik

 

3B1D30B1-C0E1-4035-813F-E0A629DA6B54.jpeg

Un tumulto de corcheas,
y semicorcheas aletean
con el viento que azota
la cordillera.
(. . .)
Las laderas trascienden
el canto que entonan
con su gruñido.
 (. . .)
El río clama por las raíces
que se anidaron en la cima.
(. . .)
Gaia está despierta
crujiendo sus vaivenes
con la Diosa Selene.
(. . .)
Los druidas hacen silencio
con sus rituales,
las ninfas acompañan
el gemido de las notas.
(. . .)
Todos los seres habitando
las esferas, sintiendo la vibración.
(. . . )
mis voces ardiendo en el centro…,
allí donde puedo musitar mis versos.

•…antes del invierno•

El olor a otoño me despierta,

abro los ojos allí está la luz del Amanecer;

con sus colores preciosos, rojo, amarillo.

Estelas azules nacen junto a la blancura de las nubes.

Respiro el Aroma de la cosecha de este tiempo, siento la brisa fresca, mi cuerpo sonríe…

Mis labios besan los árboles deshojandose, mis pies danzan al crujido de las hojas.

Cada vez más viva, me aferro a su tallo enroscado mis dedos y mis piernas a sus ramas.

Le palpo, le hablo inspiras mi Alma.

Gime, mi espíritu delante de tanta Sabiduría.

Se comunicas con mi interior, crece dentro de mí.

Soltando mis ataduras… Cada embestida me libra…

Me pierdo en su Salvia, en sus años; con el susurro de los que ya se fuero.

El Otoño se acaba y se impregnará del invierno al cual Sobre~viviré con el Cáliz de la Esencia…!

El árbol que dio vida a este libro…

Nací de la curva ardiente de tu pluma.

Escribes seducción y gimen mis adentros.

Se revuelcan las letras sobre el papel recién quemado.

Estamos girando dentro, vibrando.

Sintiendo los suspiros entre~cortados de cada lector.

Inhalas el árbol que dio vida a este libro…

Viajas con sus años de sabiduría.

Sientes sus glorias… también sus batallas.

Sus orgasmos quedarán derramados sobre tu piel.

Palpitante se torna viviente…, para estrujarse sobre tu pecho.

~2015 ~

~…el placer de la flor~

Sus labios se quedaron,
incrustados en mi espalda.

Mi médula espinal tiembla
al sentir el re~corrido.

Todo su esplendor, ilumina
mi ser…

Después de sus caricias
mi cuerpo, mi alma quedan;
((Ra~dian~te)).

El delirio de su deseo envuelto
en el cobijo de mis montañas
cálidas y ardientes.

Hundido en mi flor vertical,
nuestros jardines crecen.

Su savia, navega tibia
en mis adentros….

Los pétalos esparcen
sus aromas…, nosotros,
re~nacemos en el instante.

Los pájaros entonan
su primer cántico.

~Forever Aileen~

12 de septiembre de 2017

~Silencio obligado~

~Silencio obligado~
El silencio obligado
es ese que lastima
te lacera haciéndo~te
llorar lágrimas negras…
Nací con voz y tú
me silencias…
No te basto con maltratar~me
con tu silencio, ahora me condenas a mi
a padecer de lo mismo.
Me has extirpado y sellado
los labios, castigándo~me sintiéndo~te
con derechos sobre mi…
Hemos luchado y he optado
por dejar que te sientas victorioso
mirándo~me a los ojos y sin labios
te sientes satisfecho pobre infeliz
jugando a ser villano, si tus juegos
sucios, te tienen el alma enjaulada
y miserable.
Mientras tú ríes, yo lloro
mi dolor es por ti…
Muchos dirán que la enferma
soy yo… quizás no lo entiendan
y sufran, gritando por mí…
Pero, yo me apiado de ti
 de tu pobre ser lastimado.
Me quitaste la voz que se escucha
sin embargo, la voz de mi interior
 la que clama y pide por ti… esa
 voz no me la puedes quitar…
No la puedes callar,
no puedes cambiar mi interior
que sigue lleno de luz.
Encontré otra forma
de tener voz
donde jamás podrás
darme silencio obligado.
La voz del corazón,
la voz del perdón,
la voz del alma,
la voz que se manifiesta,
a través de las letras.
Dejando que mis lágrimas negras
se convierta en un cristalino manantial,
lleno de mi luz en el cual no puede
habitar un Silencio Obligado.
~Aileen~

~Sin molde~

Soy,
…la matriz de una flor
que no germina.
El rayo que no ilumina.
Soy,
…el ave que no
levanta su vuelo.
La abeja que no
va a su colmena.
Soy,
una frase incompleta.
Una cancion con malas
notas musicales.
El verso lleno de cacofonías.
Soy,
la cumbre en sequía.
La cueva sin estalactitas
Soy,
un cielo nublado
un vientre vacío.
Una barriga sin ombligo.
Soy,
un cráter en el sistema.
La errante justicia ciega.
Soy,
espíritu vagabundo
falto de todo…
Emergí de la tierra
y me llaman…
¡Ser Humano!
~Aileen~

~Órbita Celeste~

Tiemblan mis entrañas.
Los ruidos del uni~verso,
zumban haciendo eco
en mis vacíos existenciales.
Estelas brillantes, rodean
mis curvas, viajan en fuego;
hasta que hacen contacto
con mi Ser.
El agua de mis adentro
un constante derrame.
Esparciendo esferas
que se desvanecen…
~((Des~ple~gan))~
Globos de helio, que se pegan
al techo de mi habitación fría.
Se revientan con mis rabias..
Y mi voz, se vuelve aún más
extraña…
Respiro el absurdo instante,
desorbitado de mi mundo
lleno de dudas…
Un cuerpo Celeste vagando
en mis turbulentos sentires;
muero en el intento de agarrar~me
a lo Eterno….
~Efímera quimera~.
Y le digo a mi corazón,
no llores, las lágrimas nunca
traen a los seres inter~galácticos.
No te lamentes, tonta…
Todo se acaba.
No te aferres que nadie te abrazará
la herida…
No maldigas, lo que no puedes cambiar,
que aceleras las partículas y la destrucción.
Concéntra~te, da vuelta dentro
de la órbita correcta, y vuelve…
¡Al Amor! 
~Aileen~

•El Diario de Reena•

Le daban tres franjas de luz
sobre sus pezones.
Sus cachetes rojizos
llenos de pequeñas pecas.
La comisura de sus labios
invitación constante.
La curva de sus caderas perfecta,
entonan el acorde con el que soñaba
en mis noches.
Su vientre un vergel florido,
su ombligo perfecta oscuridad
que conduce hacia su centro amoroso.
Entrecierra los ojos,
me besa las heridas,
arqueo mi espalda.
~Ofrenda del respiro~.
Benditas manos femeninas
que quitan el llanto del tiempo,
del desprecio, y la miseria de mis adentros.

~La brasa del tambor~

El ritmo del tambor ancestral
retumba el pecho del mestizo.
Los cuerpos danzando
la intensidad del viaje astral.
Los amantes tienen el fulgor
en la sangre…
Ellos, se adentran al contacto
son tempestades de tormenta tropical.
Sumergen sus delirios,
caen sus sudores sincronizados.
El éxtasis se manifiesta
en cada criatura viva.
Danzan las alas de las aves.
Y los enamorados
terminan su acto celestial.