•Salud Mental•

Entretejido oscuro en el cerebro. Por dónde irán las emociones cuando todo quema. ¿Quién mira hacia el lado con indiferencia? ¿Quién saca hoy día los ojos de su ombligo para mirar y mirarse en los ojos del otro? Seres que ríen con el vacío que genera un emoticón en una pantalla, y seres que sufren en la desolación de su silencio. Abandonados, desprestigiados, desprotegidos, anunciando su muerte de cada cinco palabras y aún así… la indiferencia colgada del latido de quien cruza por su frente. La salud mental no es cosa de juego, hay un dicho que se repite mucho y dice así; “quien dice que se va a suicidar no lo hace”. Gran error de todos en asumirlo como una realidad, si es difícil vivir en la melcocha de unos pensamientos negativos, y de las personas que intentan manipular dichas emociones a través del dolor emocional. No significa que debamos olvidar la realidad triste que escuece una mente herida. Los atropellos de una persona con la salud mental deficiente son horrible, y estar dentro de la maraña de emociones y sensaciones tampoco es diferente. He estado ahí, más de una vez… cortando y maltratando mis miserias. Condenando mi cuerpo hasta romperme. He querido irme más veces de este mundo que las que realmente he disfrutado. He subestimado los psicólogos, psiquiatras y profesionales de la salud mental. Le etiqueté un precio muy alto a el decir “necesito ayuda”. Fui más de una vez a buscar ayuda, y salía sintiéndome más vacía y rota de lo que estaba. Encontrar personal con vocación es difícil, pero no imposible…, toqué.., y me cansé muchas veces de decir “no puedo más”. Por suerte no desistí, y aunque nunca se deja de aprender de crecer, y de necesitar ayuda. No debemos limitarnos a ir con profesionales de la salud, y sobretodo poner todo la energía en querer mejorar.

Aunque habrán sombras que se quedarán paseando por la cabeza, hay que aprender a vivir con ellas… ¡Se Puede!

~Forever Aileen~

Gracias a los profesionales de la salud que han trabajado por tantos años conmigo y mis trastornos.•