•Rabia•

Nos envían a enterrar las emociones como si fuera extraño sentirlas. La rabia también puede ser una fuente de energía para auto~descubrir las incomodidades que nos acechan la mente. Cada emoción habla de nosotros y para nosotros. Es colocar un espejo frente a lo íntimo y destripar el sentir. En una transición de dolor el desgarro suele ser el terremoto interior. No puedes detenerlo lo más que se podría hacer es tener sistemas de alerta para cuando venga el tsunami, socorrer los valores y a las personas que aprecias subirlas a una montaña de sensaciones indestructibles. En otras palabras salva~guardarte y también a esas personas. Hundir el sentir acallarlo no funcionará lo ideal es hacer una exploratoria de cada sensación incómoda, es hacer un auto~retrato de tu versión oscura. Descubrir que está ahí dando vueltas con unas ganas increíbles de salir de su jaula interior y tomar el control. La sabiduría que puede darnos cada emoción es un columpio que se mece entre la claridad y la oscuridad. Cuando bajas de ahí cargas la esencia de la dualidad, y de la sabiduría de conocerte un poco más.

•Rabia• – (c) – ~Forever Aileen~