El árbol que dio vida a este libro…

Nací de la curva ardiente de tu pluma.

Escribes seducción y gimen mis adentros.

Se revuelcan las letras sobre el papel recién quemado.

Estamos girando dentro, vibrando.

Sintiendo los suspiros entre~cortados de cada lector.

Inhalas el árbol que dio vida a este libro…

Viajas con sus años de sabiduría.

Sientes sus glorias… también sus batallas.

Sus orgasmos quedarán derramados sobre tu piel.

Palpitante se torna viviente…, para estrujarse sobre tu pecho.

~2015 ~