•Nos privaron•

Nos privaron del abrazo colectivo, de las caricias necesarias.
Arrebataron de tacto fluido con la respiración.
Esta danza individual que hacen mis dedos sobre los cuerpos.
Nos metieron en cajas de cristales a vernos por cuadros delimitados.
Nos robaron los fluidos que emergen del cuerpo sin saturar al otro.
Nos quieren encapsular en la métrica de la exactitud.
Nos estamos durmiendo en el ridiculez de creer que el sentir de que no nos necesitamos a los demás.
Estamos inundando la vida de frases autómatas que carecen de grandeza, de pensares críticos.
Estamos entrando en la prohibición, donde solo se juntarán dos o tres hacer fiesta con nosotros.
Seremos muchos los rebeldes, los apuñalados por la espalda.
Nos vuelve a fallar la memoria colectiva, volvemos a lo sumiso, al conformismo.
A los lugares clandestinos para hacer revolución.
Almas caídas serán los charcos de dolor que volveremos a visitar.

~…honrar el amor.~

Estar desde un lugar privilegiado podría ser estar dentro de lo que creemos que es hermoso. A veces, la vida te permite apreciar la dicha de otros por un pequeño espacio, incluso puedes ser invisible para el resto. Solo tú sabes que estás ahí en medio del respiro, de las risas e incluso hasta en eso que según la vida no te permite forma de saber… y puede que te tilden de que traes un sentir equívoco, o que te pasas la vida inventando historias. Por suerte, esta no me la invento, y si fuera un invento de mi imaginación le honraría para que me llevara a más historias así… que me inundara mi estancia de sollozos amorosos.
Le pediría que me dejara admirar más la sonrisa inocente. Sentir gratitud y abundancia en el ser son palabras muy grandes, emocionarme y sensibilizarme hasta puntos insospechados, ha sido un maratón de estar…, sin estar. Mis ojos se han derramado sobre el papel, sobre los árboles, bajo un cielo que solo lloviznaba. Me veo como la libélula con el alma volando en perpendicular al sol. Como un salto cuántico me invito a mi realidad y a quedarme aquí… a saber emocionarme, vivir la alegría como una estación en la que doy dos pasos al frente y bendigo la criatura, tres más y honro a su padre. Voy cinco de regreso a mi lugar. La vida me ha dado muchos privilegios, no quiero ser la egoísta que solo grita las inquietudes. Ni perderme en el tumulto de una multitud, porque tengo claro que detrás de todo esto hay un proceso de vida. Puedo seguir el pálpito del sentir aún cuando quisiera renunciar. Desde ahí, siento la gratitud de un día más… y era el día donde dos se afianzaban al amor, al crecer, a lo único a lo inseparable que es ser padre e hijo. Hoy, dejaron huella en el multi~uni~verso, de seguro muchos más niños hoy rieron aún cuando no tenían motivos, porque todo puede ser expansivo y bondadoso cuando de energía se trata.

~con admiración Aileen

~Sin acongojar~

Nombró siete veces
los juramentos.
Librando la vulnerabilidad
que tambaleaba su existencia.
Tenía la opción
de cruzar el portal o quedarse.
Permaneció inmóvil
al percibir un mundo sensible.
Estuvo allí,
observando el cruce de las almas.
Inmune a los gritos desesperados.
Cerró los ojos
murmuró extraño lenguaje.
Se aquietó
el aullido de los vivos.
(. . .)
Y los espíritus
volvieron a yacer en la quietud.