•~…derramando agua en mi vergel~•

Me sorprendiste con un golpe de bondad.
No lo esperaba, que voltearás a ver~me.
Tus amabilidades sobre~pasan mis formas.
Tenías nombre aunque para el mundo sonara mudo.
Estoy acostumbrada ha dar…, en formas indefinidas.
Por nombrar nunca quedan pendiente las palabras.
Sin embargo, tú has decido algo diferente.
Sin buscarlo sin quererlo, vas alimentando mi espíritu.
Parezco tan ajena del mundo entre mis paredes de cemento y la cárcel de mi cuerpo, que si alguien me ve lloro con facilidad.
Estado tanto ofrendando que olvide, lo que era la bendición de una carcajada que invadiera cada célula.
Ha sido tanto tiempo sin ilusiones que no descifro el sentir exacto, solo quiero honrarlo con gratitud.
Saber que estás hace que los días se vuelvan más profundos y no tiene que pasar nada espectacular simple~mente somos dos seres humanos.
No quiero que se me olvide estos días que me has derramado agua a mi vergel que casi muere.
Eternizar en letras lo que siento, no queda aquí en la red porque aquí de media tecla se borra.
Habitas lugares más amables colmados de acciones que voy y vas dando.
Bendito ser que pusiste sobre mi cuerpo herido un poco de tu carisma, de tu sobre~salto por vivir.

¡Mi gratitud derramada…!