•Micro~Primavera•

Danza, su vestimenta transparente reluce sus dos primaveras.

Contonea su cuerpo en espiral, se desnuda realzando sus pétalos.

El cielo es testigo de sus colores; el Sol desliza su luz por la piel.

Las estaciones se detienen, transciende sus ciclos…¡Germinando vida!

El vergel entre sus piernas emana aromas exquisitos…

•Des~mesura•

Suena platónico
hablar de danza cósmica.
O decir que las Estrellas
solo titilan cuando oscurece.
En tu mundo oscuro,
soy un planeta deshabitado,
que estremece con tus manos.
Buscas conocer los desaciertos
de mi piel imperfecta.
Tu boca narra con elocuencia
los verbos que desconocía.
Soy un mapa estrujado por las cicatrices.
Aunque tus ojos no las ven…
Al entrar en contacto sientes el gemido que produce
mi ser cuando me palpas.
No ves mi color de piel,
pero sabes como es el grosor
de mis labios cálidos, al deshacerlos.

(. . .)
Desarrollaste más otros sentidos
no solo el de los aromas y el oído…,
tienes la sensibilidad para saber
cuando se emociona el latido.
En tu mundo ciego,
soy una nota que llena de vibración
tu estancia.
Tú para mí eres el astro que calienta mis días.

•…se deshace mi malecón•

(. . . )
Aguantar dentro el torrente…, quema.
Aguardar en silencio corrompe la cordura.
Nací muda…con los años me hice de una voz tenebrosa.
Tanto sentir corroe las venas y quiebra mis huesos.
Necesito soltar el alarido de mis ovarios…
De tanto agarrarme me arranqué las pezuñas.
Tengo la grieta con el rumor de mis fluidos…
Fiebre acumulada en mis pezones, ardores en las coyunturas de la pelvis.
Estoy mordida por dentro de hacer resistencia, el dique está apunto de reventar.
El fuego me posee, los latidos me tienen esclava del deseo, las hormonas revueltas claman su nombre…
Mi tajamar se derrumba, aunque el tiempo lo vuelve sordo de mi…

•…a mis hijos muertos•

Les vi derramado,
se me murieron.
A todos mis hijos.
Estos que se expulsaron
del mundo antes de la crisis.
A los que se pudrieron adentro.
Sus ojos no se desarrollaron lo suficiente.
Sus latidos no fueron arduos para el mundo.
Fueron tan invisibles como lo he sido yo…
Ahora…,
agradezco que no cruzaran el umbral.
Sus patadas torcieron mi útero,
me hicieron vomitar amargura.
El quebranto cuarteó
las raíces que no se dieron.
He vivido la sequía,
el tumulto de los hambrientos
La espesura de abrir mis piernas al vacío.
Mi vagina tiene un vaho constante que no cesa.
Escucho el rugido de los vivos,
el festejo de mis hijos muertos.
Que inmensa es la línea de lo imparcial.
Pensar que justo en estos instante
todos estamos con los pies
tambaleando en el mismo abismo.

•Sentires Espirituales•

Espirales y respiros.
Unidos por sus latidos
el pálpito de lo efímero.


Un suspiro aletargado
se despierta en un pecho
inquieto…, que ruge amor.


Siete notas musicales,
se incrustan en su alma.
Siete colores ruedan
por su columna.


Siete espíritus le conectan
con la energía esencia
de su existencia.


En los cuatro punto
cardinales elementos vivos.


Al otro lado de la calle
se escuchan cantos celestiales y las risas de las personas.