•Orgánico•

Me descalzo en la oscuridad,
en medio del campo desnudo.
Lejos del ruido de la ciudad.
La noche despejada…,
las estrellas danzan.
Seduciendo mis pupilas hambrientas.
La orquesta de las criaturas nocturnas
me hacen pernoctar.
Mi cuerpo se desviste
dando paso a la vida.
Mi vientre abultado se mueve
al ritmo de las nubes.
Estoy creando la vida…,
su engendro con su movimiento
me ronda la pelvis.
Tenso mis muslos
justo antes de mi muerte.

•Sin prisa•

¿A dónde vas con tanta prisa?

(. . .)

No hay ruido que distorsione la armonía del espíritu.

No hay quebranto en el cuerpo que te acurruque en el infierno.

No hay maldad que te atraviese y derrame tu esencia.

No hay monstruo con caras de humanos que te generen pánico.

Vas a saltar en quietud entre el mundo que conoces, y el que desconoces.

Vas a sentir espirales en tu umbral, aromas en tus cumbres, verás colores impregnados en el ambiente.

Todo eso es tuyo…, el sendero.

Ahora entrégate, hazlo en grande con todos tus matices.

•~…no siempre~•

No siempre te pueden decir frases que sustenten todo.

A veces te romperás, no importa cuanto optimismo tengas en el interior.

Hay que dejar de hacer una oda de que todo se consigue.

No se trata tampoco de que no lo intentes.

Los milagros no son como nos hacen creer, no son para todos.

En ocasiones no llegarán, no pasará todo con un propósito divino.

Asumirlo, asimilarlo, sentirlo…, vivirlo, experimentarlo es fraccionarse.

No de todo se sale, tampoco a todo se entra.

Puedes anhelar ser una estrella, y solo te quedarás con el brillo de una noche en la que te disfrazas.

No todos los escenarios están disponibles, ni se abren las puertas cuando vas hacia ellas.

Serán muchas las veces que te escupirán, y unas cuantas otras las que te caerá lo mismo que tiraste hacia otros.

No todo el mundo baila con lo pies, ni caminan con ellos…, aún así aquí estamos.

En la vida…, sobre la tierra, girando junto con ella aunque a veces nos sacude sino te saca con su movimiento, si no te fuiste con el tsunami, con el huracán, con sus cambios.

Tendrás que seguir experimentando con sus movimientos inesperados con los que podrás y muchas tantas veces no.

Y no pasa nada…, en el transcurso duele mucho, lloras te sacudes, y si aún no has muerto vuelves a empezar.

~…es momento~

Me distraje hurgando
en los corazones de otros.
Tocando cuerpos ajenos al mío.
El desencanto tiene probabilidad
de tirarte a la mierda o de liberarte.
Después del quebranto llega
la verdadera apertura.
Se contonean los adentros,
caricias sutiles invaden tu ser.
Celebras el baile de tus manos
en tu piel…, el aroma de tu sexo.
Los poros despiertos el brillo
de tu cabello.
Sensualidad brota de tus labios.
Te reconoces viva,
con deseos de experimentar.
La vida por fin te susurra tu nombre…
Y le respondes; ¡estoy lista!
3EE67CFC-2C0A-4762-91BC-3B4563A8FCD8

Defunción

Nunca es la misma ola
la que rompe en la orilla.
(. . .)
En la cascada no habita
la misma agua.
Tampoco es la misma arena
… con el tiempo la roca
se desgasta.
(. . .)
Nuestro cuerpo
… y lo que nos compone
tampoco es lo mismo.
El reloj alimenta el fluir
de la existencia.
(. . .)
El silencio que habita
después de la muerte
estalla en el alma del que
no se permitió corromperse
con el errar de la vida.
(    )
C8E33FEB-7205-457F-A4C1-E9632998EB45